Guevara Ernesto “Che” Guevara

    AVANZADO
    Ernesto “Che” Guevara
    Von Martín Caparrós

    La G es tremenda. Es probable que los dos latinoamericanos más conocidos de la segunda mitad del siglo XX sean dos Ges: García Márquez, Guevara. Uno inventó un mundo para representar cómo era nuestro mundo; el otro quiso inventar un mundo para que fuera el nuestro. Uno lo logró –por unos años–; el otro no. Uno sigue siendo leído; el otro sigue siendo mirado, y es una de las imágenes más conocidas de estos tiempos. Ambos siguen siendo admirados.

    Ernesto Guevara de la Serna nació en Argentina, en 1928; su historia fue común –estudios de medicina, el desencuentroEntfremdung; Ausei­nandersetzungdesencuentros, un viaje iniciático por el continente–, hasta 28 años después, cuando conoció, en México, a un cubano, Fidel Castro Ruz, que preparaba, con unos pocos, la invasión de su isla. Decidió acompañarlos y se preparó para una muerte romántica; dos años después entraban, triunfantes, sorprendentes, en La Habana. Guevara, ya conocido como “el Che” –el argentino– se había vuelto un personaje mundial.

    Aquella guerrilla idealizada definiría dos décadas de historia americana: los izquierdistas de todos sus países quisieron imitarla. El propio Guevara lo intentó: en 1966 trató de replicarse(fig.) sich wiederholenreplicarse en Bolivia. Su la intentonatollkühner Versuchintentona fue un catálogo de errores que terminó el 8 de octubre de 1967, cuando el ejército local, guiado por “asesores” estadounidenses, lo aprisionó en La Higuera y lo hizo ejecutar.

    Fue, de algún modo, su fortuna. La muerte heroica le evitó enfrentarse con la realidad y el el desgaste (de)Verschleiß; Zermürbung (durch)desgaste del poder. Por ella, Guevara será siempre ese joven que prefirió seguir peleando, ese hombre que lo dio todo por la idea, esa la efigieBildnis; Verkörperungefigie con boina sacudir(hier) durchschüttelnsacudida por los vientos de la historia. Por ella, el guerrillero que podía ser arbitrario/awillkürlicharbitrario, despiadado/aerbarmungslosdespiadado, se convirtió en un signo de rebeldía abstracta, la contraseña(hier) Kennzeichencontraseña de los que quieren lo que no tienen o tienen lo que no. Por ella, el hombre, derrotado, le dejó todo el espacio al mito.

     

    ¿Sabía usted que...?


    La foto más famosa de Che Guevara fue tomada por el fotógrafo cubano Alberto Díaz “Korda” el 5 de marzo de 1960, en La Habana. Korda dijo que le costó un minuto y medio tomar la foto.

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Spanisch lernen mit Ecos

    zurück zur Startseite