La Madre Patria

    España – Spanien. Flamenco Tänzerin
    Von Martín Caparrós

    Los latinoamericanos la solemos llamar la la Madre PatriaMutterlandMadre Patria, y se complica. Si ser una Patria ya es difícil, ser al mismo tiempo una Madre lo hace casi imposible. Pero España, de modos muy distintos, lo sigue intentando.

    Lo intentó, al principio, de la manera más brutal: ocupó, se apoderó, convirtió aquellas tierras tan variadas en una sola tierra que "pretendían" se le pareciera. Nos hizo –nos quiso hacer– cristianos; nos hizo hablar su lengua, retomar sus costumbres, sus logros y sus la taraTara (gewicht), (hier) Mangel, Defekttaras. Después –tres siglos después–, cuando los españoles-americanos decidieron que querían ser más americanos que españoles, algunos lo decidieron más que otros: desde los argentinos, que creían que todo lo hispano era barbarie, hasta los colombianos, que se pensaban como los mejores el custodioWächter, Hütercustodios de esa lengua imperial, las reacciones fueron desparejo/aunterschiedlichdesparejas.

    Si ser una Patria ya es difícil, ser al mismo tiempo una Madre lo hace casi imposible

    Y lo siguieron siendo a lo largo del tiempo y hasta ahora: relaciones confusas, tan mutantemutierendmutantes. En los años noventa del siglo pasado, América Latina era la la ofrenda comercialBusiness-Opfergabe, Opfergabe für den Handelofrenda comercial que España le presentaba a Europa para ser aceptada; en los 2000, la tierra sospechosa de donde llegaban todos esos inmigrantes sudaca(in Spanien, pej.) Lateinamerikanersudacas a poner ladrillos para la la burbuja inmobiliaria(ugs.) Immobilienblaseburbuja inmobiliaria; a partir del 2010, el destino de muchos jóvenes profesionales españoles que no consiguen trabajos en su tierra, y otra vez, igual que sus abuelos, van a buscarlos lejos, al otro lado del Atlántico.

    Pero más allá de variaciones hay cosas que no cambian. Somos lo que somos porque España es lo que es, y eso nos gusta y nos cabrear(ugs.) auf die Palme bringencabrea. Por eso entre ellos y nosotros –¿ellos y nosotros?– no faltan el cariño y el el desdénGeringschätzung, Verachtungdesdén y la envidia y esa cercanía que incluye, tantas veces, una entusiasta la incomprensiónUnverständnis; Verständnislosigkeitincomprensión. España es, para la mayoría de los latinoamericanos, parte de la familia –una madre, una patria–. Y ya se sabe que no hay nada que uno quiera más y deteste más que a los parientes.

     

    Otros artículos del autor:

    DF

    La descolombianización de Colombia

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 9/2016. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >