La pesadilla de la comunicación

    Kompass auf einer Karte.
    Von Hernán Neira

    Leo y escucho, todos los días, publicidad sobre lo maravilloso que es estar conectado día y noche, incluso de vacaciones. "¡Controle su empresa desde la playa!" Y aparece la foto de una pareja de treinta o cuarenta años, guapos, saludables y bronceados –dos el maniquí(hier fig.) Schaufensterpuppemaniquíes–. Casi siempre el hombre tiene un computador en la mano. Debe suponerse que está haciendo negocios, dando instrucciones a sus el/la subordinado/aUntergebene/rsubordinados.

    Desentrañemos la escena. Los personajes sonríen. ¿Es ese el modo como debemos tratar a nuestra pareja cuando nos hemos ido a ese lugar paradisiaco justamente para estar en pareja? La sonrisa es falsa.

    Desentrañemos (nosotros), presente de subjuntivo de "desentrañarergründendesentrañar" ergründen. En el texto se usa como una petición o un deseo, una de las funciones del modo subjuntivo.

    Desentrañemos la historia: el siglo pasado confió en que las máquinas, al ser operado/a por(hier) da gesteuert vonal ser operadas por computadores, apenas tendrían necesidad de que un ser humano se ocupara de ellas. Entonces, todos tendríamos muchísimo tiempo libre. Las comunicaciones electrónicas terminarían ese proceso y nos harían felices. No ha sido así: la comunicación instantánea trasladar(hier) verlagerntrasladó los conflictos, no los resolvió.

    Desentrañemos ahora la jerarquía no explícita en la imagen: ¿a quién le envía el mail el personaje de la foto? Al pobre subordinado, al el currante(ugs.) Arbeiter, Malochercurrante, al goma [empleado de baja jerarquía al que se le utiliza para todo] que, durante ese fin de semana, deberá trabajar.

    Geschäftsmann liegt am Strand.

    Conozco demasiados jóvenes que inician su vida profesional con grandes expectativas, y que comienzan a perderlas cuando reciben un whatsapp el viernes a medianoche con un mensaje del jefe: “Tenemos un cliente importante. A las ocho del sábado en la oficina”. ¿Puede un joven recién contratado/aneu eingestelltrecién contratado decir que no? Sí, pero no sería ascendidoer würde nicht befördertno sería ascendido, sería considerado deslealilloyaldesleal y hasta puede que lo despidan.

    Ya no sé quién domina a quién, si los dueños a sus negocios o los negocios a sus dueños, ni si el empleado es libre o es también propiedad de sus jefes, y los jefes, pro­­piedad de la empresa.

    ¡Viva la li­­ber­tad! ¡Fines de semana sin mail ni wha­t­s­­app de trabajo!

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 12/2018. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >