Ñamérica: El poder de una letra

    Der Buchstabe Ñ symbolisiert die spanische Sprache
    Von Martín Caparrós

    La eñe se izarhisseniza, se saluda, se flamearflattern (lassen)flamea: la eñe es grito y es bandera. Parece un chiste –debe ser un chiste– pero lo cierto es que la eñe se ha transformado en estandarte del idioma castellano: a nadie más se le ocu­rrió inventarse semejante letra. Algunos la pronuncian y lo esconden –los italianos y los franceses la disfrazan de gn, como en gnocchi y champagne; los portugueses de nh, como en amanha–, a muchos otros ni siquiera se les ocurre pronunciarla.

    Nosotros, en cambio, la decimos, la escribimos, la enarbolarhochhaltenenarbolamos como escudo de nobleza inesperada. Así, se ha convertido en el signo que distingue el teclado de un ordenador/computador/computadora hispano-algo; se ha vuelto el logo del Instituto Cervantes –que se dedica a difundir el castellano, cuanto más español mejor, por el mundo– o el nombre de la revista cultural del mayor diario argentino o un festival litera­rio que se organiza en Madrid todos los años. Y, sin embargo, nuestros países no la llevan ins­crita en sus nombres: la desdeñan. Son sus la mañaList; (ugs.) Mackemañas, la ñoñeríaZimperlichkeitñoñerías desmañado/aungeschicktdesmañadas, la añagazaKniff, Listañagazas.

    Sólo España: de todos los países que hablan más o menos castellano, sólo España tiene la eñe en su nombre –y la tiene al final, casi escondida–. Es una ausencia y una pena: muy escasa eñidad para tantos países. Cuando alcancemos las dos la virtudTugend, Vorzugvirtudes más preciosas, las dos que más nos esquivaraus dem Weg gehenesquivan –el humor, la síntesis–, quizá podamos propo­ner que nuestro continente recupere esa letra: en cambio de esos el mamotreto léxicoWortungetümmamotretos léxicos con que solemos bautizarnos –Hispanoamérica, Ibero­américa, Latinoamérica–, ¿no alcanzaría con que nos llamáramos, tajantekategorisch, absoluttajantes, categóricos, Ñamérica? ¿Con ese nombre no estaría todo dicho, señor, señora, niñas, niños?

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 7/2017. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >