Otawa: La capital de un país escondido

    Ottawa scheint die perfekte Hauptstadt zu sein
    Von Martín Caparrós

    ¿Alguien tiene alguna idea sobre Ottawa? Estuve haciendo mi pequeña la encuestaUmfrageencuesta: en estos días le pregunté a una docena de latinoamericanos diversos qué sabían sobre Ottawa. Tres sabían que era la capital de Canadá; cinco se sorprendieron: ¿Ah, no era Montreal? ¿No era Toronto? Había uno que había estado allí y no tenía mucho para decir: es bonita, ordenada, hace un frío del demonio. Canadá es un país que hizo de la desaparición una forma de estar en el mundo, y su capital no podía ser menoskonnte nicht anders seinno podía ser menos.

    Ottawa es la capital del país más grande del continente, el segundo del mundo –y pocos lo saben–. Ottawa es la capital del segundo país el segundo país con menor densidad de poblacióndas Land mit der zweitgeringsten 
Bevölkerungsdichtecon menor densidad de población –y entonces, con un millón de habitantes, es una de las capitales con menor población del planeta–.

    Canadá es un país que hizo de la desaparición una forma de estar en el mundo

    La reina Victoria la designó capital de su provincia del Canadá –1857– porque estaba lejos de la frontera con Estados Unidos, protegida por acantilados, perdida en medio de bosques infinitos. Y así siguió, poco más o menos. Ottawa es la ciudad más educada de un país educado, la ciudad con menos desempleo de un país con muy poco desempleo, la ciudad con mayor calidad de vida de un país que se dedica a la calidad de vida.

    Pero Canadá, últimamente, quiere mostrarse de otros modos: frente a la la degradaciónVerschlechterungdegradación de los Estados Unidos, frente a su la derivaAbdriftenderiva trumpista (ver texto desplegable), aparece cada vez más como ese lugar razonable donde las libertades civiles se respetan y la salud pública funciona y la vida es tranquila y segura, y nadie se pelea y el jefe es un muchacho tan progre(ugs.) progressiv, fortschrittlichprogre y tan sensato. Yo nunca sé si me da envidia oel tedioLangeweile; Überdruss tedio; probablemente nunca llegue a saberlo, porque todo lo que digo son prejuicios: una vez llegué hasta la frontera canadiense y me pareció mejor no atravesarla. Fue, sin duda, un error –que, quizá, volvería a cometer –.

    Trumpista... Seguro que es la primera vez que leen esta palabra. Muestra la facilidad que tiene el idioma español para crear adjetivos. En español es fácil leer “almodovariano” (por Pedro Almodóvar) o “garciamarquiano” (por Gabriel García Márquez). Por cierto, si pronuncia trumpista en voz alta, oirá “trampista”, que es lo mismo que “el tramposoSchwindler, Moglertramposo, el embusteroLügner; Betrügerembustero”...

     

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >