Pailón

    Ein Kompass auf einer Karte
    Von Hernán Neira

    Hace unos días tuve que explicar a un joven profesor universitario de lingüística, recién llegado a Chile, qué significaba “pailón”. Fue en una cena en que recibíamos a un colega de España. Y, como sucede con muchas de las palabras, pailón no sólo no está en el Diccionario de la lengua española, publicado por la Real Academia, sino que además tiene sentidos tan amplios como ambiguo/adoppeldeutigambiguos, pero que los chilenos comprendemos perfectamente.

    Nuestro amigo no pareció sentirse demasiado cómodo con esa palabra, para él nueva. Quizás, siendo doctor en lingüística, pensaba que él tenía un dominio casi total del castellano, su idioma materno. Lo sacamos del error, un poco forzadamente. Comenzamos, naturalmente, por lo más directo y fácil: el origen de la palabra: pailón viene de paila, palabra que sí está en el Diccionario. Paila es una la vasijaGefäß; Geschirrvasija metálica o sartén más bien pequeña, pero que tiene la característica de tener dos el asa (fem.)Griff; Henkelasas, en lados opuestos. Eso ha dado origen a un plato que se sirve en los restaurantes chilenos: los huevos a la paila: dos huevos fritos en mucho aceite y muy caliente.

    Lo mejor era permitir a nuestro amigo de España que probara el plato allí mismo. El dueño de casa se levantó de la mesa, lo acompañó su mujer, y en menos de cinco minutos le tenían lista la paila de huevos y la pusieron delante del joven profesor, con el aceite aún chisporrotear(Öl) spritzenchisporroteando de caliente. No tardó en comérsela mientras todos le mirábamos.

    Ninguna persona, por muy culta que sea, tiene un dominio completo de su idioma materno.

    Interrumpí el silencio y le pregunté:

     –¿Y? ¿Te gustó o lo encontraste “como las pailas”?

    El joven invitado me miró perplejo. No entendía que una paila de huevos pudiera estar como las pailas. Entonces preguntó:

    –¿Qué es estar como las … ?

    Uno de los invitados le socorrió, pero agregó más complejidades, no sin ironía.

    –Para que no te crean pailón, es necesario saber que “estar como las pailas” significa que algo está malo.

    El invitado no sabía cómo tomarse la ayuda y se le notaba ya algo incómodo, porque había aparecido una nueva palabra: pailón. Esta vez fui yo quien echarle una mano a alg.(ugs.) jdm. helfenle echó una mano:

    –Pailón significa dos cosas: tonto o que se tiene las orejas muy grandes y perpendicular(hier, Ohren) abstehendperpendiculares a la cabeza. No se conoce bien cómo se originó la palabra. Quizás el castellano de Chile asocia una escasa inteligencia a tener las orejas demasiado grandes y abiertas, pero no hay nada que lo pruebe y es sólo un prejuicio, porque las lenguas están llenas de prejuicios, positivos y negativos.

    Ninguna persona, por muy culta que sea, tiene un dominio completo de su idioma materno. La lengua es mucho más que todo lo que esté en el diccionario, todo lo que esté en la gramática y todo lo que pueda saber de ella quien mejor la conozca. Los idiomas son siempre creativos, y cada día, tanto en la vida cotidiana como en las discusioneserudito/agelehrt eruditas, aparecen nuevos términos, nuevas estructuras. No seamos pailones. Hay que apoyarse en las normas del castellano, pero ninguna norma se compara con la riqueza de un idioma, siempre vivo y siempre en movimiento.

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 2/2018. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >