Quito: Peligros del progreso

    Quito
    Von Martín Caparrós

    Hay modos de ser ame­ri­cano: hay formas, hay paisajes. Cuando se piensa en América  –­La­ti­noamérica– se pien­sa en selvaslujurioso/alüstern lujuriosas, montañas engreído/aeingebildetengreídas, playas de arena plata, suburbios peligrosos. Se piensa menos en esas ciudades que sólo allí se encuentran: esas calles tortuoso/akurvenreichtortuosas e inclinadas, esas casitas blancas bajas con sus la tejaDachziegeltejas, esos barrios recostados contra la cordillera, esos cielos añil. Son las ciudades andinas, ciudades como el Cuzco, Antigua Guatemala, Potosí, La Paz. Una sola es capital de una nación: se llama Quito.

    Añil es lo mismo que "índigo", es decir, el color azul muy oscuro y profundo. "Añil" es una palabra de origen árabe, mientras que "índigo" significa "de la India".

    Se dice que la empezaron los incas hacia el año 1000 –aunque no quedan datos–. Cinco siglos después la refundó un español de nombre moro, Sebastián de Benalcázar, para mandar su región, y fue muy rica. Encerrada en los Andes, colgada a 2700 metros de altura, San Francisco de Quito fue, durante muchos años, la cabeza somnolienta de un país casi dormido.

    Era la sede del presidente, del obispo, del general en jefe, de los viejos poderes –pero la ciudad dinámica, comerciante, sacudido/a(von Erdbeben) erschüttertsacudida, era su adversaria de la costa, Guayaquil–. Los conservadores sirven, entre otras cosas, para conservar. Gracias a esa quietud, Quito se mantuvo hasta hace poco tal cual era: un centro de casas coloniales, de calles empedradas, de iglesias adornadas, de farolas y estatuas y fuentes en las plazas.

    Ahora su centro sigue, pero todo alrededor de la ciudad ha cambiado. En los últimos quince años, la la explotación(hier) Abbau, Nutzungexplotación del petróleo –y las flores, bananas, camarones– dispararse(fig., ugs.) in die Höhe schießense disparó, y Ecuador prosperargedeihen, florierenprosperó como nunca. Quito se llenó de edificios modernos, de coches, de ruidos de estos tiempos. Se alzan voces. Quito fue nombrada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO en 1978, antes que ninguna otra, pero muchos temen que la ciudad, que sobrevivió terremotos, revoluciones, pestes, guerras, no consiga resistir al progreso. A veces pasa, y no sólo a las ciudades.

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >