FOLLOW US

 

    Rosa de Lima

    AVANZADO
    Ecos 13/2019
    Rosa de Lima
    Von Martín Caparrós

    Rosa, en verdad, no se llamaba Rosa –pero los el designioPlan; (hier) Wegdesignios del Señor, sabemos, son inescrutable(hier) unerforschlichinescrutables. Cuando nació la bautizaron Isabel Flores de Oliva; fue en Lima, ciudad nueva, en 1586, hija de una familia de conquistadores. A sus seis añitos ya habíahacer voto de castidadKeuschheitsgelübde ablegen hecho voto de castidad y se negaba a cualquier juego: prefería hablar, decía, con Jesús. A sus 10 rezaba horas y horas cada día y casi no dormía, y ayunaba y se azotaba con la púaStachel; Zackepúas y el cilicioBüßergürtelcilicios, y se desvanecersein Ohnmacht fallendesvanecía con denuedoentschlossen; bemühtcon denuedo; cuando alguien le dijo que sus cabellos eran bellos, se los cortó sin más debate; cuando le alabaron las manos, las metió en cal viva. Su cuerpo era un problema.

    A sus 20 años consiguió resolverlo: se casó por fin por amor con su amo, se metió en un convento y allí pudo dedicarse a sus castigos, rezos, la privaciónEntbehrungprivaciones varias. Se hizo famosa en todo el Perú: la gente iba a visitarla, a pedirle profecías y milagros. Cuando unos piratas holandeses estaban por atacar el puerto de Lima, ella rezó y rezó, y consiguió así que el capitán invasor se muriera en su barco.

    Este mundo le importaba poco y se cuidaba menos: se murió a sus 30 años. Entonces la velaron en una iglesia donde milagrosamente su cadáver recuperó la belleza que su espíritu nunca le había permitido. El el despojosterbliche Hülledespojo se puso radiante, esplenden­te, tan bonito que los fieles no pudieron resistirlo: la la turbaMenschenmengeturba se abalanzó sobre sus restos y todos los guardias del virrey del Perú solo supieron impedir que se la llevaran entera, pero no que algunos trozos se repartieran entre los más creyentes. Así, con un el motín(hier) Aufruhrmotín casi caníbal, se inauguró en América la era de la reliquia, del cadáver o fragmento de muerto como estandarte para las la lidKampflides de este y otros mundos.

    Décadas después, por encargo de un papa, Isabel se volvió santa Rosa de Lima, patrona de América: cada 30 de agosto, todavía, millones la veneran.

    ¿Sabía usted que...?

    Esplendente es un adjetivo muy culto y poético, que se refiere al verbo “esplender”. Significa lo mismo que “resplandeciente”, es decir, que brilla, que resplandece, que esplende. En alemán es “glänzend” o “leuchtend”.