FOLLOW US

 

    Shakira: La chica que quería triunfar

    AVANZADO
    Ecos 14/2019
    Shakira
    Von Martín Caparrós

    En Barranquilla, la capital del departamento del Atlántico, en el Caribe colombiano, muchos la recuerdan todavía como esa chica que quería triunfar. También la recuerdan como la hija de William, aquel libanés que llegó muy chiquito, prosperarErfolg haben, 
gut vorankommenprosperó, se casó, tuvo nueve hijos, lo perdió casi todo. Pero cuando Shakira Isabel Mebarak Ripoll nació, en 1977, su padre todavía no era pobre. La niña, para entonces, bailaba como si fuera una mujer, cantaba como si fuera egipcia y quería triunfar a toda costa. Triunfar, en estos días, no tiene tantas formas: lo primero es ganar mucha plata; después, si es posible, ser famoso. Shakira quería todo.

    Plata es un sinónimo coloquial de “dinero”, que se usa muchísimo en América Latina. En España se entiende, pero no se usa. Otros sinónimos coloquiales: pasta, perras, guita, lana (México).

    Así que, a sus 10, se presentó a su primer concurso en la televisión regional; lo ganó tres años seguidos. Shakira era bajita y sinuoso/akurvigsinuosa, los pelos largos rizados que todavía no eran rubios, la cinturita fina movediza de bailarina árabe y esos falsetes sugerentes.

    A sus 14 años lo intentó con un disco y vendió mil copias; después probó con otro y poco más. Cuando ya desesperaba, pegarla(hier, ugs.) durchstarten, großen Erfolg habenla pegó con un par de canciones; a sus 17, su disco Pies descalzos llegó a cinco millones.

    Y, desde entonces, no paró. Sus canciones y ella misma ofrecen un erotismo ligero que se podría poner en la mesa familiar, unas migajas de la audaciaVerwegenheitaudacia musical que no incomodarnicht stören, 
(hier) nicht wehtunno incomodan, el sollozoSchluchzersollozos y el gemidoSeufzer; Stöhnengemidos: un producto poco menos que perfecto. Dicen que ha vendido unos 90 millones de álbumes; a veces tiene problemas con el fisco. El amor también le sonríe. A sus 23 se ennovió con el hijo del presidente de Argentina y lo guardó unos años mientras seguía triunfando: él le llevaba los contratos. A sus 33 se consiguió un novio diez años menor, catalán y muy rico; ahora tiene dos hijos con él y a veces lo mira jugar en el estadio de fútbol Camp Nou de Barcelona. Sabe –ya sabe– que es la latinoamericana más famosa del planeta. Shakira, en árabe, quiere decir “agradecida”.

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.