“Buenos Aires, la ciudad que nunca duerme”

    INTERMEDIO
    Ecos-Leserin Ines Slavic erzählt von ihrer Reise nach Buenos Aires.

    Starten Sie den Audio-Text

    Mit dem Audio-Player können Sie sich den Text anhören. Darunter finden Sie das Transkript.

    Nunca pensé que por fin mi sueño se realizaría: visitar a mi familia de origen croatakroatischer Herkunftde origen croata en Buenos Aires. No sólo fue fantástico ver a mis catorce primos por primera vez, sino también pude practicar el español, que llevo aprendiendo desde hace años.

    En octubre del año pasado llegó el momento para comenzar esta gran aventura. Volé desde Stuttgart vía Ámsterdam a Buenos Aires. Después del vuelo de catorce horas, llegué a Buenos Aires por la mañana. Tres de mis primos vinieron a recogerme al aeropuerto.

    Buenos Aires, a orillas del Río de la Plata, es una metrópolis moderna. Con los barrios de la provincia, el Gran Buenos Aires tiene casi 16 millones de habitantes. Los porteños, como se llaman sus habitantes, son gente cariñosa y abierta. No son tan ruidosos como los italianos, pero tienen el mismo temperamento que se manifiesta cada día, por ejemplo, en el tráfico, que es muy intenso.

    Mi la estancia(hier) Aufenthaltestancia de una semana pasó muy rápida. Visité muchos lugares con mis primos como: la calle Caminito, en el barrio La Boca con las casitas pintadas de colores muy bonitos. San Telmo es un barrio con el taller de artesaníaKunsthandwerkstatttalleres de artesanía y la casa señorialVillacasas señoriales con patios coloniales. Cada domingo se puede visitar el mercado donde los inmigrantes compraban los alimentos.

    Además, visitamos Recoleta y el cementerio, la Plaza de Mayo, Puerto Madero, la calle Florida con sus comercios, la Avenida Corrientes con sus teatros, bares y restaurantes. Me impresionaron mucho las visitas guiadas en la Casa Rosada y el Teatro Colón.

    La arquitectura de Buenos Aires es una mezcla de París y Madrid con interiores italianos. Durante el día visitamos la ciudad, y por la noche disfrutamos de la comida argentina en reuniones familiares, o visitando restaurantes, donde he probado algunos platos típicos como el asado, el el locro(arg.) Eintopf aus Mais, Kartoffeln und Fleischlocro, la carbonada(arg.) Rindseintopfla carbonada, el tamal(arg.) Maisküchlein mit Fleisch und Gemüse in Maisblättern gekochtlos tamales y el el pollo al disco(arg.) gebratenes Hähnchen mit Gemüsepollo al disco.

    Buenos Aires es una ciudad que nunca duerme. Es una ciudad llena de vida, magnética y seductora que te hace probar cosas nuevas. Bailé tango en la calle y tomé clases, aprendí a tomar el mate, descubrí la ciudad con la moto y también he aprendido algunas palabras del lunfardo.

    Mi familia fue muy cariñosa y me acompañó durante toda la semana, enseñándome su ciudad con orgullo. Sin duda, nunca olvidaré este viaje, y estoy segura de que algún día volveré, porque una parte de mi corazón está en Buenos Aires con mi familia.

     

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >