Cría de caballos en Andalucía

    INTERMEDIO
    Ecos Audio 14/2020
    Pferdezucht in Andalusien
    Von Petra Brand

    Starten Sie den Audio-Text

    Mit dem Audio-Player können Sie sich den Text anhören. Darunter finden Sie das Transkript.

    En junio de 2019 estuve en la provincia de Cádiz, en una finca cerca de Villamartín. Desde 1983 la la yeguadaGestütyeguada Schieferegg está en la finca La Cañada del Robledo para criar caballos de pura sangre árabe. La propietaria, Ulrike, llegó aquí desde Austria, porque las condiciones climáticas en Andalucía son mucho mejores para sus caballos.

    Participé en un curso de seis días para acostumbrar a los caballos al hombre, al el cabestroHalftercabestro y a la la silla de montarReitsattelsilla de montar utilizando el método de Linda Tellington-Jones. Este método se basa en comunicarse mucho con el caballo sin usar la fuerza. Nos entendemos mutuamente y trabajamos mucho con las manos para crear confianza. El primer día, nuestra maestra, Sarah, formó seis grupos de tres personas y un caballo cada uno. Trabajamos todos los seis días juntos.
    Nuestro el sementalHengstsemental, Hakeem, tenía tres años y no le gustaba el cabestro porque un hombre se lo había puesto con mucha fuerza, y Hakeem se había fugado. Sarah necesitó algunos minutos para alejar al caballo del el pastoWeidepasto.

    Todavía no podíamos tocarlo. Pero el segundo día Melanie, Sarah y yo nos tocamos en el prado y Hakeem mostró interés. Se acercó hacia nosotras y después pudimos tocarlo a él también.

    Además, pudimos llevarlo con dos la cuerda(hier) Strickcuerdas en su cabeza. Hakeem subió también sobre una la tablaBretttabla, una práctica muy importante para cargar el caballo en un camión. Hakeem confiaba en nosotras, y ya le podíamos poner la silla de montar. Tampoco le molestaban las gallinas, un perro grande ni una oveja que había también en el el picaderoReithalle; Reitbahnpicadero.

    Desgraciadamente el curso terminó muy pronto y no pudimos montar(hier) reitenmontar a Hakeem. Los otros grupos sí que lograron montar en sus caballos jóvenes.
    Las personas y los caballos aprendieron mucho en estos seis días. Las comidas de Ulrike fueron fenomenales, todas ecológicas. Un día salimos a caballo para gozar del hermoso paisaje. El último día visitamos Ronda, una ciudad muy linda ubicada en la montaña.  En resumen, tengo que decir que para mí es imprescindible volver a La Cañada de Robledo lo antes posible.

     

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.