La familia Pérez: Un viaje accidentado

    INTERMEDIO
    La familia Pérez: der Anruf
    Von Covadonga Jiménez

    Starten Sie den Audio-Text

    Mit dem Audio-Player können Sie sich den Text anhören. Darunter finden Sie das Transkript.

    Pepín se ha ido de viaje de fin de curso con su clase del instituto a un pueblo de la Costa Blanca. Dos días después, Marta ha recibido una llamada que la ha dejado muy preocupada.

    Roberto: Pero, Marta, ¿quién llama a estas horas? ¿Pepín?

    Marta: Era la profesora de Pepín. El niño ha tenido un accidente, está en el hospital y quizás le tengan que operar. Nos vamos ahora mismo con el coche a verle.

    Roberto: ¿A las once de la noche? No sería mejor salir mañana temprano…

    Marta: Roberto, ¡¿qué parte de la noticia no has entendido?!… ¡Pepín está en el hospital!, y no sabemos la la gravedad(hier) Schweregra­vedad de las heridas… ¿Y si le pasa algo, y nosotros no estamos con él…? Si tú no quieres venir, me voy yo sola en el coche.

    Roberto: Venga, vale, vamos… Me visto en un periquete(ugs.) im Handumdrehenen un periquete, y salir pitando(ugs.) schnell losfahrensalimos pitando. Pero son casi 500 kilómetros. O sea, que tardaremos, como poco, cinco horas en llegar, si no hay ningún el imprevistounvorhergesehenes Ereignisimprevisto.

    Marta: Lo que quiero es estar con Pepín en el hospital. Pobrecito…; me han dicho que un coche llevárselo por delante(hier) mitnehmen, umfahrense le ha llevado por delante mientras estaba cruzando una calle …

    Roberto: ¡Santo cielo, hay cada conductor descerebradowas es für hirnverbrannte Fahrer gibt!hay cada conductor descerebrado por el mundo…! Yo ya estoy listo, Marta, vá­monos.

    Roberto lleva ya varias horas conduciendo por la autopista… Marta sigue muy nerviosa.

    Marta: ¿Cuánto falta todavía, Roberto?

    Roberto: Uaaaaa… Nos quedan todavía doscientos kilómetros. Oye, me está entrando un el soporSchläfrigkeitsopor… Necesito tomarme un café, ¡ya!

    Marta: qué mala pata(ugs.) so ein PechQué mala pata; con las prisas, no me he traído el termo con café. Pon el aire acondicionado a tope… y baja las ventanillas… El aire fresco te despejará.

    Roberto: Auuuuuuu, pero si tengo la ventana bajada a tope… Es que son las dos de la madrugada, Marta, y yo a estas horas normalmente estoy en los brazos de Morfeougs.) schlafenden los brazos de Morfeo. Mira, ahí pone que aún faltan veinte kilómetros hasta la siguiente la estación de servicioRaststätteestación de servicio… ¿Tienes un chicle?

    Marta: No, pero te puedo cantar algo para despejar, espabilar a alg(hier) munter machenespabilarte... Tarararararara, ¿te gusta?

    Roberto: No, por favor… Marta, prefiero oír música de la radio.

    Marta: ¡Psssss! Ro­ber­to, has cerrado los ojos… Que nos vamos a darse un tortazo(ugs.) e-n Unfall bauendar un tortazo… Mira, ya veo la gasolinera… Métete y nos tomamos un café.

    Han llegado a la estación de servicio y se han tomado un café en el bar. Además, Marta ha aprovechado para llamar a la profesora de Pepín y preguntar por él.

    Marta: Roberto, ¿quieres echar una cabezadita(ugs.) ein Nickerchen machenechar una cabezadita? ¿No vayas a dormirte al el volanteLenkradvolante ysalir en las noticiasin den Nachrichten kommen salgamos en las noticias...?

    Roberto: No, no… ya me he espabilado. ¿Has hablado con la profesora de Pepín o con los médicos del hospital?

    Marta: Sí, sí, he hablado con la profesora, y me ha dejado más tranquila. Parece que Pepín se ha dado un golpe fuerte en la cabeza, y se ha roto una la costillaRippecostilla, pero no le tienen que operar. De todas formas, y aunque está fuera de peligro, lo tienen en observación en el hospital.

    Roberto: ¡Uff!, menos mal… ¿Y han detenido a ese delincuente del volante?

    Marta: Bueno, parece que la culpa no ha sido del conductor, sino de Pepín. Tu hijo estaba absorto/avertieft, abgelenktabsorto mirando el móvil, cuando ha cruzado sin darse cuenta la calle mientras el semáforo estaba en rojo, y, “plof”, un coche se lo ha llevado por delante. Esto se veía venir… Era como el accidente anunciado…

    Roberto: Claro, si es que Pepín está todo el díaestar enganchado/a a(ugs.) hängen an enganchado al móvil. Espero que lo que le ha pasado le sirva de el escarmientoDenkzettel, Lehreescarmiento. Por cierto, ¿y mi móvil? ¿Dónde está mi móvil?… Lo había dejado aquí, en el el salpicaderoArmaturenbrettsalpicadero del coche, y ya no está… ¿Se habrá caído?

    Marta: Ehhhh… ¡¡¡Roberto, cuidadoooo, que tragarse(hier, ugs.) auffahren, 
zusammenstoßennos tragamos al camión!!! Madre mía del amor hermoso, qué viaje tan horroroso: dichosos móviles…

    Roberto: Martita de mi corazón: ¡que Dios nos pille 
confesados/as(ugs.) hoffentlich geht alles gutQue Dios nos pille confesados y sin móvil!

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >