FOLLOW US

 

    Los retos de Emilia Cos: Un jabalí en el teatro

    INTERMEDIO
    Ecos Audio 5/2021
    Emilia Cos: Ein erymanthischer Eber im Theater
    Von Voces: Covadonga Jiménez y Carlos Aparicio / Escrito por Rosa Ribas

    Starten Sie den Audio-Text

    Mit dem Audio-Player können Sie sich den Text anhören. Darunter finden Sie das Transkript.

    La gran detective Emilia Cos es una de las la mente(hier fig.) Geistmentes más brillantes de la criminalística y necesita siempre grandes desafíos. Pero cuando no le llegan casos importantes, se aburre y, según Gonzo, su asistente y chófer, se pone insoportable. Por eso, a Gonzo se le ocurrió que, como al Hércules de la mitología, le buscaría doce casos, doce trabajos que parecieran imposibles y ocuparan su cabeza. También lo hizo la gran Agatha Christie con su detective Hércules Poirot.

    Según cuenta la mitología griega, Hércules sufrió un ataque de locura y mató a su mujer y a sus tres hijos. Triste y arrepentido se marchó a Delfos para preguntar al oráculo qué podía hacer para reparar el daño. El oráculo le dijo que tenía que ponerse a disposición desich jdm. zur Verfügung stellenponerse a disposición del rey Euristeo, y este le encargarle algo a algjdn. beauftragen mitencargó doce tareas para concederle la libertad.

    Estas fueron las 12 la hazañaHeldentathazañas. Se las recordamos:

    1. Matar al león de Nemea.

    2. Matar a la hidra de Lerna.

    3. Capturar a la la ciervaHirschkuhcierva de Cerinea.

    4. Capturar vivo al jabalí de Erimanto.

    5. Limpiar los establos de Augías.

    6. Expulsar a las aves del Estínfalo.

    7. Domar al toro de Creta.

    8. Robar las yeguas de Diomedes.

    9. Robar el cinturón de Hipólita.

    10. Robar el ganado de Gerión.

    11. Robar las manzanas doradas del jardín de las Hespérides.

    12. Raptar a Cerbero, el perro del el inframundoUnterweltinframundo.

    Escuche a continuación un extracto del capítulo “Un jabalí en el teatro”, de la serie Los retos de la detective Emilia Cos.

    –¡Mi vidacorrer peligroin Gefahr schweben corre peligro!

    Con estas palabras, sin tocar a la puerta ni saludar, entró un hombre en la agencia un jueves por la tarde.

    Emilia, que estaba concentrada en la lectura, sobresaltarsesich erschreckense sobresaltó. Perro, que dormía plácidamenteruhig, friedlichplácidamente a sus pies, se sobresaltó y ladró. Yo, que estaba archivando documentos, me sobresalté y dejé caer una carpeta al suelo.

    La detective se quitó las gafas de leer, miró con cara de enfado al hombre parado en el centro del despacho y le dijo:

    –No lo dudo. Pero no creo que eso sea razón para perder las buenas maneras. Salga del despacho, cierre y vuelva a entrar después de tocar a la puerta.

    –Pero… usted no sabe quién soy yo –dijo el hombre levantando la la barbillaKinnbarbilla.

    –Por supuesto que lo sé. Es usted Enrique Pastor, el crítico de teatro. Y ahora, si quiere que hablemos, haga lo que le he dicho.

    Emilia seguía enfadada. Perro gruñir(Hund) knurrengruñía debajo de la mesa. Yo recogí la carpeta y me quedé mirando al hombre, que se dio media vuelta y salió.

    Conociendo la personalidad del crítico de teatro más temido del país, su mal carácter, su arrogancia y la prepotenciaÜberheblichkeitprepotencia, pensé que no volvería. Pero obedeció las órdenes de Emilia. Tocó a la puerta y esperó a que Emilia le diera permiso para entrar. Entonces, dijo otra vez:

    –Mi vida corre peligro.

    Pero sin gritar.

    La detective le ofreció asiento, Perro le ofreció espacio debajo de la mesa y se fue a dormir al lado de Emilia. Yo le ofrecí café, que el hombre aceptó.

    Mientras preparaba una cafetera con un café caracolillo de Costa Rica que nos había regalado un cliente agradecido, escuchaba la conversación con el crítico.

    –¿Por qué cree que está en peligro? –preguntó Emilia.

    –Porque he sufrido varios atentados contra mi vida estos últimos días.

    –Suena preocupante. Cuénteme.

    El crítico de teatro empezó el relato:

    –La semana pasada fui al el estreno(hier) Premiereestreno de Fuenteovejuna de Lope de Vega para escribir mi crítica. Antes siempre me tomo un café, para no dormirme si la obra es muy aburrida o los actores son tan malos que la obra se hace eterna. ¡No se imagina usted…!

    Emilia lo interrumpió. A Pastor le gustaba mucho, demasiado, hablar mal de los actores.

    –Mejor volvamos al tema.

    –Claro, claro. Pues eso, la semana pasada me tomé un café en el bar del teatro. Sabía algo extraño… Este –levantó la taza que le acababa de servir– es excelente.

    Le di las gracias y me senté a un lado de la mesa para tomar notas.

    –Como decía, el café sabía algo extraño, pero no le di importancia. Entré y me indicaron que había un el palcoLogepalco reservado para mí. Pensé que sería una atención por parte de la dirección del teatro. Me senté y lo que recuerdo es que me dormí. Después entendí el mal sabor del café. Me habían puesto un el somníferoSchlafmittelsomnífero. Cuando desperté, la obra ya había empezado. Había un programa de mano en el asiento de al lado. Lo abrí, vi que todas las líneas estaban tachardurchstreichentachadas con un grueso el rotuladorFilzstiftrotulador negro. Cuando quise ponerme las gafas, vi que les habían quitado los cristales. Pensé que era una broma de mal gusto y que alguien, desde otro palco, estaría observando para reírse de mí. Pero Enrique Pastor no se deja intimidareinschüchternintimidar. Saqué mi pluma de la cartera, pero descubrí que la habían saboteado también. Habían mezclado la tinta con alcohol y al abrirla me manchó las manos y la ropa. Decidí marcharme, pero no pude porque habían puesto pegamento en mi asiento. Tuve que romper mis pantalones para poder levantarme. Me di cuenta entonces de que también me habían atado los cordones de los zapatos. ¿Entiende ahora por qué necesito sus servicios? Alguien atenta contra mí, contra mi vida.

     

    Escuche la historia completa en ECOS Audio 05/21

    También encontrará el relato completo en la revista ECOS 05/21

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.