Alemania musical en Nicaragua

    INTERMEDIO
    Alemania musical en Nicaragua
    Von Noel Corea

    No se trataba del año 1800, estábamos viajando extensamente, como lo había hecho Alexander von Humboldt en Sudamérica; pero nosotros estábamos en Nicaragua, en el mes de enero del año 2020. Habíamos viajado en coche –de la capital, Managua, en la costa del Pacífico, hacia el centro-norte del país– a Matagalpa, a la Perla del el SeptentriónNordenSeptentrión, como se la llama a la región y a su ciudad principal. Aun se discute el origen de su nombre, el que más nos gusta es “aquí, entre montañas”. Como también nos gusta conocer su historia de guerreros, de los nativos cacaotera , que en 1856 fueron decisivos en la batalla de San Jacinto, cuando los patriotas nicaragüenses derrotaron al el filibusteroFreibeuter, Piratfilibustero de los EE. UU. William Walker.

    En tiempos modernos, Matagalpa dio a luz a Carlos Fonseca y Tomas Borge, ambos fundadores, en 1961, del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). La tierra del café y de alemanes asentarsesich niederlassen, sich ansiedelnasentados en el siglo XIX, con nombres como Kuhl, Elster y Braun, con su paisaje de el plantíoPflanzung; Plantageplantíos con hojas de color verde y vastos campos de café, así es Matagalpa. Durante este tiempo del año, los el grano del caféKaffeebohnegranos del café se encuentran secándose al aire libre, tanto en los extensos “el beneficio(hier) Haciendabeneficios” como en las reducidas la aceraGehsteigaceras de casas particulares. La ciudad en sí se encuentra construida sobre cerros, a unos 700 metros sobre el nivel del mar y rodeada de cerros aún más altos. Entonces admirábamos la vegetación, la flora y la gran diversidad de plantas que nos hacía recordar los escritos de von Humboldt. Viajábamos del el trópico secotrockenes Tropengebiettrópico seco del Pacífico hacia las montañas húmedas y con mucha la brumaDunst; Nebelbruma, a través de la Selva Negra y de sus árboles altos y de ramas tupido/abuschig, dichttupidas que no permiten el paso de los rayos del sol; conducíamos hacia Jinotega, región colindante conangrenzendcolindante con Matagalpa. Quizá habíamos escogido la hora menos recomendable para hacer el el trayectoStrecketrayecto de Matagalpa a Jinotega. El sol se había ocultado y al coche le envolvía una espesa neblina, estábamos a 1000 m s. n. m., conduciendo cautelosamentevorsichtigcautelosamente en una carretera en excelente estado, pero muy sinuoso/akurvigsinuosa. En total, habíamos recorrido 180 km en una tarde.

    Noel Corea

    La mañana del día siguiente, Jinotega nos sorprendió con su clima, de 19 a 20 grados centígrados, su calma y aire muy limpio. Por algo a Jinotega se la conoce como la Ciudad de la Eterna Primavera. Continuamos nuestra travesía hacia el pequeño poblado de San Rafael del Norte, cuyas montañas fueron un día la base de las operaciones de Augusto César Sandino, héroe nacional y símbolo de la resistencia latinoamericana. De 1927 y hasta su el desalojoVertreibungdesalojo en 1933, Sandino combatió la ocupación de Nicaragua por tropas estadounidenses.

    Justo al norte se encuentra San Sebastián de Yalí, pequeña población al borde de la frontera con la Región Autónoma del Atlántico Norte o costa del Caribe. En estos sitios observamos una actividad febril de pequeños comerciantes y emprendedores, de ambos sexos, dedicándose al intercambio de mercancías entre la zona costera del Pacífico y la zona central montañosa de Nicaragua. Autobuses y la camioneta de tina(nic.) Pick-upcamionetas de tina llenos indistintamenteunterschiedslosindistintamente de personas y la mercaderíaWarenmercadería compartían con nosotros la carretera.

    Para entonces nuestra travesía tenía nombre propio, la Ruta del Café, ya que en cada poblado visitado terminábamos en un el cafetínkleines Cafécafetín probando el café local. De San Rafael del Norte pasamos por La Concordia. Comenzábamos a trazar(fig.) ziehentrazar la segunda mitad del círculo de nuestro regreso al Pacífico. Muy pronto las hojas verdes de las plantas de café se convirtieron en hojas grandes de verde claro de los plantíos de tabaco. Recién habíamos leído un artículo en Cigar Aficionado, la biblia de los fumadores de habanos, resaltarbetonenresaltando la alta calidad del tabaco que produce Nicaragua en la zona de Estelí/Jalapa, incluyendo el número uno del año 2019: Aging Room Quattro Nicaragua Maestro. Pasamos muy rápidamente por la ciudad de Estelí, no sin antes hacer una parada en una tienda de cigarros a la orilla de la carretera. abastecerse desich versorgen mitNos abastecimos de “puros”, que serían regalos perfectos para nuestros amigos en Múnich. Íbamos en ruta hacia la ciudad universitaria de León (110 m s. n. m. y situada a escasos 20 km de las costas cálidas del océano Pacífico). bordear(hier) entlangfahrenBordeábamos el lago Xólotlan o de Managua en su parte norte. Admirábamos los majestuosos volcanes, Rota, Telica, Momotombo y Cerro Negro. Este último convertido en la meca internacional de “el/la surfista de arena (volcánica)(Vulkan-)Sandboardersurfistas de arena volcánica”.

    Konzert

    El Teatro Municipal de León nos esperaba como sede de lo que sería el quinto y último concierto del maestro alemán de guitarra clásica Walter Abt. Acompañado de la Orquesta Nacional de Nicaragua, dirigida por el maestro Hugo Sandino, el maestro Abt cumplía su programa de presentaciones y talleres musicales en homenaje al poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916), iniciador del movimiento literario conocido como el Modernismo(hier) ModernismusModernismo. Terminábamos así lo que once meses antes fuese, simplemente, la idea de obtener la cooperación del Instituto Goethe de Alemania y el Instituto Nicaragüense de Cultura con la presentación de la propia música del compositor/intérprete Abt y su Concierto del Benaco.

    Werbung
    <
    >