Caminar entre molinos

    INTERMEDIO
    Ecos 2/2021
    Windmühlen in Lanzarote
    Von Virginia Azañedo

    Los molinos en las islas

    Aunque existen en toda España –desde Vizcaya, el molino de Aixerrota (en Getxo), que data de 1726, hasta los molinos de Campo de Cartagena (Murcia) o los de Jávea (Alicante), del siglo XVIII–, en Ecos nos quedamos con la singularidad de los molinos de las islas españolas. Tanto en las islas Baleares como en las Canarias el viento forma parte de la vida, para unos y para otros los el molino de viento harineroGetreidewindmühlemolinos de viento harineros (para moler el grano y hacer harinas) han sido vitales. En las islas Baleares se han contado más de 4000 molinos de agua y más de 800 de viento, aunque no se conservan todos. En Canarias moler el grano es parte de la cultura. En gastronomía destaca el gofio, una harina hecha a base de cereales tostados; se dice que es de origen bereberBerber, berberischbereber. El gofio es barato, fácil de conservar y muy nutritivo/anahrhaftnutritivo. Los canarios se han alimentado en época de la hambrunaHungersnothambrunas de gofio, y no solo ellos, ¿sabía que Cristóbal Colón ya conocía este “superalimento”?

    En Baleares

    Quien ha viajado a Mallorca en avión sabe –se ven desde el cielo– que los primeros que nos van a saludar son decenas de molinos de viento. Pero estos molinos no son molinos harineros, los que usted ve desde el avión se usan para sacar agua. Se caracterizan por tener una flecha. De este tipo hay en Mallorca unos 2500. De los molinos clásicos, de viento, para moler cereales se conservan 622; el más antiguo de ellos es de 1262. Si le interesan los molinos, le recomendamos visitar el barrio del Jonquet (en Palma), declarado Bien de Interés Cultural, es una de las imágenes más curiosas de la isla balear.

    Si busca experiencias, ¿qué le parece la de dormir en uno de estos “gigantes”? El molino de Algaida, en Mallorca, data de 1963 y está catalogado como patrimonio histórico y paisajístico. Está totalmente restaurado y se alquila al completo. Es precioso, tiene patio, pozo, tres dormitorios…

    En Menorca hay unos 30 ejemplares bien conservados. No puede perderse el molí (molino) de Dalt, que hoy es un museo etnológico, data de 1762 y todavía conserva la fachada original. Destaca también el de Comte, en Ciudadela, de 1778, muy bien conservado. En Ibiza hay que ir a la Punta des Molí, donde, además del molino, se pueden ver exposiciones y disfrutar de los eventos culturales que allí se organizan.

    En Canarias

    Hay molinos (según el modelo castellano) y molinas, que son típicas de las islas Canarias. Los molinos llegaron a las Canarias en el siglo XVI, las molinas son obra del inventor autodidacta Ortega Sánchez (1843-1923). Estas son un tipo de molino en el que la torre y el cuerpo (edificio) están separados. La idea es que el molinero (o artesano) trabaje en una sola la planta(hier) Stockwerkplanta, sin tener que subir y bajar como en el molino tradicional; los molinos tienen normalmente dos plantas, a veces, tres. Otra ventaja de las molinas es que su construcción resulta más económica y fácil. Así pues, se extienden con rapidez, primero se construyen en La Palma, Tenerife y La Gomera, luego en Fuerteventura y Lanzarote. Si somos unos enamorados de los molinos de viento, tenemos que ir a Fuerteventura, donde hay 23 molinos. El mejor lugar para verlos e informarnos es el el centro de interpretaciónBesucherzentrumCentro de Interpretación de los Molinos, en Tiscamanita, muy cerca de allí están los campos de aloe, ¡curioso! También en Fuerteventura se encuentra el blanco y negro molino de Tefía, Bien de Interés Cultural.

     

    Si quiere conocer más sobre la ruta de los molinos de La Mancha, lea el reportaje completo en Ecos 02 / 21.

     

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.