Cecilia Roth: En pie de guerra

    INTERMEDIO
    Cecilia Roth, die Argentinierin ist eine der internationalsten Schauspielerinnen des spanischsprachigen Kinos
    Von Janina Pérez Arias

    En una mañana invernal en Berlín, Cecilia Roth (Buenos Aires, 1956) llega a esta entrevista con un pañuelo verde atado en su muñeca izquierda. Se trata del símbolo de la lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en Argentina. “Algo que tendría que ser tan natural y lógico como lo es tener derecho sobre nuestro propio cuerpo aún no está legalizado, ¡eso es brutal!”, explica una de las actrices más conocidas e internacionales del cine argentino y del hispanohablante, quien, desde su posición de la celebridad(hier) Berühmtheitcelebridad, ha declarado la guerra a favor de varias batallas femeninas.

    Cecilia Roth cuenta con más de 40 años de carrera profesional. Primero hizo cine y luego teatro y televisión, y es muy conocida por sus trabajos con Pedro Almodóvar. Con ECOS habló de los los entresijos 
, Geheimnisse, 
(hier) InternaGeheimnisse, 
(hier) Internaentresijos de su profesión y de su la percepciónWahrnehmungpercepción de las la demandaForderungdemandas de las mujeres en la industria cinematográfica.

    ECOS– Has dicho que últimamente has trabajado bastante con directoras, ¿sientes que se produce una mayor la complicidad(hier) Vertrautheit; Zusammenhaltcomplicidad con la mujer realizadoraFilmregisseurinmujeres realizadoras?

    Cecilia Roth– La complicidad depende de la persona en cuestión. Puede que haya o no esa complicidad. No por ser mujeres se produce una comunicación inmediata, ya que todo eso es un trabajo, seamos quienes seamos, independientemente del sexo y del género. Existen mujeres autoritarias, como también hombres que no lo son.

    ¿Qué hay de la llamada “sensibilidad femenina”?

    No hablemos de sensibilidad femenina porque allí no radicarwurzelnradican las diferencias. Yo no creo que la palabra exacta sea “sensibilidad”, por lo que pienso que deberíamos referirnos a diferentes miradas y sentimientos. Tiene sentido hablar de cine feminista, de el cine de géneroGenderkinocine de género, pero lo que no tiene sentido es referirnos a literatura femenina o a cine femenino porque justamente eso separa. Todo esto tiene que ver con el el sometimientoUnterwerfungsometimiento de la mujer durante siglos a una cultura patriarcal, en la cual algunas mujeres se defienden siendo autoritarias, mientras que otras optan por tratar de entender, para así cambiar esa situación, pero no actúan como hombres patriarcales perpetuaraufrechterhalten, weiterbestehen lassenperpetuando así las características autoritarias.

    Lo que dices nos remitir(hier) verweisen aufremite a la lucha de las mujeres por hallar nuestro puesto en la sociedad. No necesitamos de nadie que nos indique cuál es nuestro rol en la sociedad, tenemos que encontrarlo nosotras mismas, acompañadas con esta la sororidadgegenseitige Unterstützung von Frauensororidad que se ha creado mundialmente. Somos muchas las que sentimos esto, no necesitamos estar con nadie más que con nosotras.

    Cecilia Roth, Schauspielerin

    Con El prófugo (de Natalia Meta, en la competición de la Berlinale de 2020), te atreviste con un filme muy difícil de categorizar. ¿Qué tan desafianteherausfordernddesafiante es enfrentarte a un material como ese?

    Se trata de una película muy inquietante. Natalia tuvo la la habilidadGeschick, Fähigkeithabilidad y capacidad de contar lo que quería sin importarle el hecho de no ponerla dentro de un género determinado. Es que cuando se trata de cine de autor, es como si cada director inventase un género. Claro que luego está el cine comercial para que la gente vea la película comiendo los pochoclos(arg.) Popcornpochoclos (se ríe). Cada director-autor está en la capacidad de crear un género en particular, un ejemplo es Pedro Almodóvar, cuyas películas han originado el adjetivo “almodovariano”.

    Precisamente Almodóvar es una constante en tu trabajo, así sea en roles pequeños, como en Dolor y gloria (2019). ¿Cómo es vuestra relación?

    Todo sobre mi madre (1999) ha sido lo más grande que he hecho con Pedro, pero nuestra relación es continua y cercana. Zulema, en Dolor y gloria, no era un rol que estaba en el primer guion, lo incluyó posteriormente, después de una charla que tuvimos. Me pareció maravilloso que, por nuestra conversación, se le ocurriera ese personaje, y me sentí muy feliz de poner mi granito de arena en esa gran película en la que Pedro expone todo su corazón. Y, como dice Zulema en el filme, siempre le digo a Pedro: “Cuando tengas un papel, llámame” (se ríe).

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >