Chile: El país avanza hacia una nueva Constitución

    Straßenschlachten in Santiago de Chile
    Von Hernán Neira

    Presionados por manifestaciones masivas a lo largo de todo Chile, el gobierno y el parlamento han abierto un camino para modificar la Constitución. La explosión de protestas se había iniciado el siete de octubre pasado, cuando comenzó a regir(hier) geltenregir una nueva tarifa para el transporte público. La medida generó molestias.
    Las protestas crecieron cuando el presidente Sebastián Piñera dijo que el país estaba en guerra y decretarverhängendecretó el estado de emergencia y el toque de queda, mostrando así que el Gobierno no comprendía que se trataba de una expresión de descontento público y no de un problema de vandalismo o de estudiantes y colegiales demasiado desordenados. Ordenó a los militares controlar las principales ciudades, y eso fue como apagar un incendio con gasolina. A la semana siguiente, a pesar del estado de emergencia, incrementarseanwachsen; zunehmense incrementaron las manifestaciones. Hubo un triste saldo de diez muertos en una semana, la mayoría por balas del ejército. Por eso mismo, el viernes 25 de octubre hubo una impresionante respuesta ciudadana: en Santiago se convocó, por internet, una manifestación pacífica, a la que llegaron más de un millón de personas. Fue la más grande que se recuerde en la historia del país, y la acompañaron manifestaciones en todas las capitales de provincia. El Gobierno quedó paralizado y poco después retiró a los militares de las calles.

    El el estado de emergenciaAusnahmezustandestado de emergencia está previsto en la Constitución y es una la facultad(hier) Befugnisfacultad del presidente que le permite suspenderaussetzensuspender la la libertad de circulación y de reuniónFreizügigkeit und Versammlungsfreiheitlibertad de circulación y de reunión; durante ese período, el control de las calles queda en manos de los militares. El el toque de quedaAusgangssperretoque de queda prohíbe la circulación de personas desde las siete de la tarde a las seis de la mañana del día siguiente.

    Descontento social

    ¿Cómo se produjo el cambio en un país que era conocido por su crecimiento económico y estabilidad? Los especialistas ya habían detectado que los el beneficioNutzen; Gewinnbeneficios del crecimiento estaban siendo muy mal repartidos. Las cifras de concentración de la riqueza eran alarmantes. Un estudio de 2016 mostraba ya que un tercio de toda la riqueza producida en Chile va al bolsillo del 1 % de la población. El análisis en detalle manifiesta el desequilibrioUngleichgewichtdesequilibrios incluso más acentuados: el 0,1 % de la población acumula el 20 % de la riqueza producida. Y el 0,01 %, unas trescientas familias, recibe el 11,5 % de toda la riqueza producida en el país.

    Los chilenos quieren ser considerados como ciudadanos, no solo consumidores, pero en Chile existe la la percepción(hier) Ansichtpercepción generalizada de que mandan más las empresas que las instituciones del Estado. En el país hay una importante la segregaciónTrennungsegregación por barrios, y muchas empresas rechazan dar un trabajo a quienes viven en algunos sectores, discriminándolos por el lugar de nacimiento o residencia. Además, en los barrios pobres la educación públicaöffentliches Bildungs- bzw. Schulwesenla educación pública pocas veces es de calidad, por lo que muchos jóvenes saben que de poco les servirá haber pasado años sentados en un el pupitrePult, Kathederpupitre. Los sectores pobres son los que más sufren la delincuencia. Ante esto, los responsables políticos decían casi siempre lo mismo: las instituciones funcionan y ellas resolverán los problemas. Sin embargo, la solución nunca llegaba. Se iban acumulando muchas tensiones, como si fuera una la olla a presiónDampfkochtopfolla a presión que, aunque silenciosa, podía estallar. Y estalló.

    Lea el artículo completo sobre la situación en Chile en nuestra revista Ecos 01/20.

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >