Cómo nos quejamos en español

    INTERMEDIO
    Wie Sie Ihrer Unzufriedenheit Ausdruck verleihen können.
    Von María Jesús Sánchez

    No es un tema muy divertido este que le proponemos, pero usted estará de acuerdo con nosotros en que es útil. No estamos hablando de quejarnos cuando nos duele algo, porque en ese caso existe un idioma casi universal: basta con un “¡ay!” y señalar donde nos duele. Nos referirse asich beziehen auf, sprechen überreferimos a quejarnos de algo que no nos gusta en un hotel, en un restaurante o en una agencia de viajes. Vamos a aprender a hacerlo de una manera educada, pero suficientemente clara para que nos entiendan.

    Lo más básico

    El verbo quejarse es pronominal; es decir, se conjuga con un pronombre (yo me quejo, tú te quejas, él se queja...), y lleva siempre unel complementoErgänzung complemento con la preposición “de” o con una la oración subordinadaNebensatzoración subordinada “de que....”:
    Ej.: El cliente se queja de que la habitación no está limpia.

    También podemos utilizar la expresión “poner una queja”:
    Ej.: Quiero poner una queja, porque la habitación no está limpia.
     
    Es muy importante que cuando va a quejarse en un idioma que no es el suyo, mantener la calmadie Ruhe bewahren, ruhig bleibenmantenga la calma y no se empeñarse en(hier) unbedingt + Verbempeñe en hablar muy deprisa. Construya las frases de un modo sencillo, siempre en dos partes, primero expresando el problema, y luego dando la solución. Este es el ejemplo básico:
    Ej.: Camarero, perdone, mi cerveza está caliente. ¿Podría traerme una más fría?

    Decirlo es lo primero

    Lo primero que solemos hacer si no estamos satisfechos con algo, es decirlo. Si estamos en un el establecimientoLokalestablecimiento público o privado, nos dirigimos en primer lugar a la persona que tenemos delante, la que nos está atender(hier) bedienenatendiendo en ese momento, y si no estamos de acuerdo con su respuesta, el paso siguiente es hablar con elel jefe inmediatounmittelbarer Vorgesetzter jefe inmediato de esa persona. Debemos dirigirnos en todo momento a nuestro interlocutor de “usted”.

    Mantenga la calma y no se empeñe en hablar muy deprisa

    Hay dos verbos básicos, uno más “suave”, el verbo poder en condicional: “podría + infinitivo”, con el que pedimos que hagan lo que necesitamos. Y otro más serio, cuando estemos ya verdaderamente enfadados: el verbo exigirfordern; verlangenexigir. También suena muy enérgico el verbo en imperativo. Vamos a ver algunos ejemplos:

    -(En el restaurante) Perdone, camarero, pero este vaso está sucio. ¿Podría traerme otro limpio?
    -(En el hotel) Perdone, pero exijo que me cambien de habitación. En mi reserva pedí expresamente que la quería con vistas al mar.

    Para reforzar nuestra queja, podemos calificar con un adjetivo la situación que estamos viviendo. No hace falta llegar a usar palabras malsonantes o insultos, pero sí expresiones suficientemente contundente(hier) deutlich; überzeugendcontundentes. Veamos algunos ejemplos:

    -(En el aeropuerto) Llevamos dos horas de retraso, y ninguna explicación. Esto es vergonzoso/abeschämendvergonzoso.
    -(En la agencia de viajes) Reservamos con un mes la excursión en barco y ahora no hay sitio para nosotros. Esto es una la tomadura de pelo(ugs.) Verhöhnungtomadura de pelo.

    También podemos expresar la queja oralmente con la construcción “es que + indicativo”:

    -(En la peluquería) Es que este no es el peinadoFrisurel peinado que yo le he pedido. Le he dicho que quiero algo informal.
    -(Al el fontaneroKlempnerfontanero) Es que es la tercera vez que viene usted a mi casa, y la lavadora sigue sin funcionar.

    Y existen algunas expresiones coloquiales que pueden apoyar nuestro enfado. Veamos algunos ejemplos:

    -(A la compañía de telefonía móvil) ¿Que tengo que permanecer en su compañía veinticuatro meses? ¡De ninguna manera!
    -(En el taller del coche) Otra vez me han cobrado mucho más de lo que me pusieron en elel presupuesto(hier) Kostenvoranschlag presupuesto. ¡Estoy harto!    
    -(En casa) Haz el favor de bajar el volumen de la música. Son las doce de la noche. ¡ya está bien!(ugs.) Es reicht jetzt!¡Ya está bien!

    Después por escrito

    Si no estamos satisfechos con las explicaciones que nos han dado oralmente, siempre podemos poner una queja por escrito, es decir, una reclamación. En todos los establecimientos privados es frecuente ver el el letreroSchildletrero que dice “EXISTEN HOJAS DE RECLAMACIONES A DISPOSICIÓN DE NUESTROS CLIENTES”. Estas hojas las recogen después losel inspector de consumoArt Verbraucherschützer inspectores de consumo, que son los que las tramitarabwickeln, (hier) bearbeitentramitan y pueden poner las sanciones correspondientes.

    Son modelos oficiales que suelen tener los siguientes apartados:

    Datos del el reclamadoder Beklagte; der, gegen den sich e-e Beschwerde richtetreclamado: nombre, domicilio del establecimiento que queremos denunciar. En el caso de que sea una queja contra una persona en concreto es importante que solicitemos su nombre o lo leamos en su identificación si la lleva. Si no lo sabemos o no es contra nadie en concreto, podemos poner los datos del establecimiento.


    Datos del el/la reclamanteBeschwerdeführer/inreclamante: nuestro nombre, domicilio para la notificación posteriorspätere Benachrichtigung, nachfolgender Bescheidnotificaciones posteriores, etc.


    Motivo de la reclamación: debemos describir cuál ha sido el problema. Esta es la parte más importante, porque tiene que quedar claro. No es fácil de escribir, porque normalmente se hace con los verbos en pasado. Debemos ser precisos con los datos, utilizando el el estilo directodirekte Redeestilo directo y reproduciendo exactamente las frases que nos han dicho. Vamos a ver un ejemplo:

    “Llegué al Hotel Villamar a las 17 horas del día 12 de julio. En recepción me atendió la señorita Pilar Martínez. Cuando pedí mi habitación reservada, me contestó “Lo siento mucho, el hotel está completo”. Le enseñé el papel con mi reserva confirmada por el hotel por e-mail. La señorita me contestó: “Es que como usted ha llegado muy tarde, le hemos dado la habitación a otro cliente”. Pedí hablar con el director y me dijo que no era posible. Le pedí a la señorita que me buscara habitación en otro hotel y me dijo: “Yo no tengo por qué hacer esoich bin nicht dazu verpflichtetno tengo por qué hacer eso”. Tuve que coger un taxi y buscar otro hotel con el móvil por internet”.


    la solicitudBitte; AntragSolicitud: aquí debemos escribir lo que queremos que haga la persona o el establecimiento que nos ha causado el problema, si es que queremos que se nos devuelva alguna cantidad de dinero o que se nos arregle lo que se nos ha estropeado. Sigamos con nuestro ejemplo:

    “Solicito que el Hotel Villamar hacerse cargo de(hier, Zahlung) übernehmense haga cargo de la factura del taxi y de la diferencia de precio que existe entre la habitación que yo había reservado con ellos y la que tuve que pagar finalmente”.


    Documento que se adjunta: Debemos escribir qué clase de pruebas aportamos para justificar nuestra queja: facturas, el reciboQuittungrecibos, fotos, etc. En el ejemplo:

    Aporto como documentos adjuntos a esta reclamación el correo electrónico que recibí del hotel Villamar confirmando mi reserva para el día 12 de julio y factura del taxi y del Hotel Azur donde finalmente tuve que pasar la noche.

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 8/2017. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >