Cristina Gallego: La historia de Pájaros de verano

    INTERMEDIO
    Cristina Gallego, Co-Regisseurin von Das grüne Gold der Wayuu
    Von Covadonga Jiménez

    Cristina Gallego (Bogotá, 1978) es una de las productoras colombianas más reconocidas a nivel internacional, la cofundadoraMitbegründerincofundadora en 1998 de la productora Ciudad Lunar, con la que ha apoyado casi todas las películas del director colombiano Ciro Guerra (Río de Oro, 1981), como Los viajes del viento y El abrazo de la serpiente, entre otras.

    Su última película producida y codirigida con Ciro Guerra es Pájaros de verano / Das Grüne Gold der Wayuu, una cinta que rememorar(hier) in Erinnerung rufenrememora la época de la llamada la bonanza marimbera(col., ugs.) Marihuanaboombonanza marimbera, en los años 70, cuando el comercio de marihuana trajo tanto dinero como violencia y destrucción a los wayuus de La Guajira, la mayor comunidad indígena de Colombia.

    Ecos: ¿Cómo surgió este proyecto y de qué trata la película?

    Cristina Gallego: La película es la historia de ascenso y caída de una familia tradicional wayuu. está ambientado/a(Film, Handlung) spieltEstá ambientada entre los años 70 y 80, en una sociedad tradicional wayuu, y habla del inicio del narcotráfico. Estamos hablando de la historia de una familia matriarcal, que tiene unos el código de comportamientoVerhaltensregelcódigos de comportamiento muy específicos y también bastante espirituales. Es la historia de esa familia. Y la idea llegó a nosotros cuando conocimos la historia del inicio del narcotráfico y del inicio de la bonanza marimbera, la bonanza de la marihuana. También conocimos numerosas guerras que se dieron entre clanes en La Guajira, que nos hicieron pensar en hacer una gran película de gangsters…, esto unido a la historia del narcotráfico en Colombia. Este tipo de películas han sido siempre hechas desde fuera y siempre hablando de cárteles, el sicario(LA) Auftragskillersicarios…,  como se puede ver en series como Miami Vice o Narcos. Y siempre han sido hechas desde Estados Unidos, y con esa imagen que ve el mundo de nosotros no nos sentíamos cómodos. Por eso queríamos contar nuestra propia historia, con nuestros propios ojos, y que –en realidad– era la gran tragedia que ha significado para nuestro país, para nuestras familias, para nuestra sociedad y para nuestro continente.

    Ecos: La sociedad wayuu se caracteriza por ser matriarcal. ¿Cómo se ha desarrollado el papel de la mujer hasta hoy? ¿Sigue teniendo tanto poder?

    Cristina Gallego: Sí, yo creo que cada vez más. Es una sociedad matrilinealmatrilinearmatrilineal, muy compleja, que parece que vive en armonía, pero que uno lo ve desde fuera de una manera muy crítica. Son mujeres muy fuertes en términos espirituales y en términos económicos. Viven de la la artesaníaKunsthandwerkartesanía, que es su principal la fuente de ingresosEinkommensquellefuente de ingresos. Son mujeres que salen a la calle a vender sus artesanías, pero también trabajan en política, y como hablan también el español, suelen tener relación con otras instituciones. Y a la vez tienen conexiones con los sueños y con los espíritus; entonces, ser considerado/a comogelten alsson consideradas como un el hacer de fronteras(fig.) Grenzehacer de fronteras para el wayuu. Y en esa medida son muy fuertes. Sin embargo, las decisiones y la última palabra les son dejados/as a los hombreswerden den Männern überlassenles son dejadas a los hombres.
    Es, por tanto, una sociedad matrilineal; por ejemplo, el apellido viene por la línea de la madre; los hijos pertenecen a la  madre, pero el jefe de la familia es el hermano de la madre y no el padre, ¿no? Es una sociedad que vive de esa manera; y por eso, nosotros queríamos hablar de quién manejar los hilos(fig.) die Fäden ziehenmaneja los hilos al interior del hogar y qué es algo que lo comunica uno con el mundo wayuu. En la película, quienes cometen las acciones, quienes toman la palabra y realizan los actos de violencia son los hombres... Entonces, nosotros queríamos hablar de eso, pero llegando también al fondo de la naturaleza de estas familias y de esta sociedad wayuu.

    Ecos: Habéis rodado la película en wayuuki, ¿por qué habéis querido utilizar el idioma de la comunidad wayuu?

    Cristina Gallego: Nosotros queríamos enmarcar(hier) einfügenenmarcar la película dentro de la sociedad wayuu y en el lugar donde empezó el conflicto. Pero también de lo que queríamos hablar, metafóricamente, es de la la transiciónÜbergangtransición, de la pérdida, y de este conflicto entre tradición y modernidad en una cultura muy fuerte, en una cultura tradicional. Y en ese contexto, pues, enmarcamos la película en la sociedad wayuu, ya que ellos tienen una cultura muy rica y protegen sus tradiciones, sus costumbres y su idioma. Y nosotros queríamos construir esta película desde allá, y darles la palabra.

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 4/2019. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >