José Mujica: El ciudadano Pepe

    AVANZADO
    José Mujica, Ex-Präsident Uruguays, ist eine der populärsten Persönlichkeiten Lateinamerikas.
    Von Janina Pérez Arias

    “Tengo 83 años, ya no soy un el pibe(RioPl) Jungepibe…”. José “Pepe” Mujica no pierde la oportunidad de recordar en qué momento de la vida se encuentra, el camino recorrido, así como los años encerrado en la cárcel por haber sido un “incómodo guerrillero” para la dictadura cívico-militar uruguaya entre 1973 y 1985.

     

     Mujica perteneció al Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros durante la década de 1960, y tras ser liberado continuó su lucha política como líder del partido de izquierda Movimiento de Participación Popular. Toda una vida compartida con la también política, exguerrillera y actual vicepresidente de Uruguay y presidente del Senado, Lucía Topolansky.

    Pepe (Montevideo, 1935), como cariñosamente le dicen, llegó a ser el primer mandatario(LA) Präsidentprimer mandatario de su país entre 2010 y 2015. Entregó el poder entre ovaciones, sin enriquecerse, conservando su antiguo VW escarabajo azul, y reparando personalmente el viejo tractor que usa en su granja cada vez que se avería. A Mujica le abrumarbelastenabruma la fama que le rodea, y no oculta cierta incomodidad. Así lo cuenta en el documental Pepe, una vida suprema (2018), del director serbio Emir Kusturica.

    José Mujica quiere ir aún más ligero en lo que le queda de vida. A raíz de la muerte de su perra Manuela, renunció a su el escaño de senadorSitz im Senatescaño de senador –y la paga correspondientedie entsprechende Bezahlung la paga correspondiente– en el Parlamento uruguayo. Dice que está cansado del largo viaje, aunque, a decir verdad, no lo parece.

     

    Ecos: ¿Es posible reducir el índice de pobreza en un país, tal como lo hizo durante su mandato?

    José Mujica:  Hay que distribuir un poco mejor. El mercado por sí solo tiende a concentrar excesivamente, y se necesitan políticas que ayuden a la distribución. El problema son los límites, porque si pasarsezu weit gehen, es übertreibennos pasamos, le quitamos incentivos a la inversión y después estaremos peor. El arte de la política es lograr el el desequilibrioUngleichgewichtdesequilibrio. No es sencillo, y siempre uno se genera unos cuantos enemigos. Es cierto que durante mi mandato bajó bastante la pobreza, pero quedar en el tintero(ugs.) unerledigt bleibenme quedaron cosas en el tintero, y se me escaparon las cuentas(ugs.) ich habe falsch kalkuliertse me escaparon las cuentas. Nadie es perfecto…

    Ecos: ¿Qué se le quedó en el tintero?

    José Mujica: Un buen ejemplo es la legalización de la marihuana; nos costó mucho que la gente entendiera, y durante dos o tres años la mayoría estuvo en contra, ahora está a favor. En Uruguay existe una tradición de reconocer los hechosTatsachen anerkennenreconocer los hechos, aunque sean feos. En 1915 se reconoció y organizó la prostitución, y esa misma política la aplicamos con la legalización del aborto; al hacerlo legal, se ayuda a muchas mujeres, y en realidad salvamos más vidas. Pero vencer las barreras culturales no es fácil.

    Ecos: ¿Cree que el socialismo se ve mejor en papel como idea que en la práctica?

    José Mujica: Antropológicamente somos los gregariosHerdentieregregarios, no podemos vivir sin sociedad; lo que pasa es que se ha confundido socialismo con el estatismoStaatsgläubigkeitestatismo y con la imposiciónDurchsetzung; Zwangimposición. Algunos indígenas de Latinoamérica están más cerca del socialismo que lo que pasó en Alemania del Este. Y es que el socialismo nunca puede estar peleado con la libertad. Las desgracias pasan, y es fácil criticarlas, el problema es salir de ellas.

    Ecos: Pero, ¿ha fracasado el socialismo?

    José Mujica: La historia de la humanidad está llena de fracasos. Hasta la Revolución Francesa con su grito de igualdad y fraternidad, aún la igualdad está en el tintero, y sí, hay pa´ ratoes gibt noch viel zu tunhay pa’ rato… Así es el progreso humano, es como una escalera que, apenas vamos subiendo, nos caemos y volvemos a empezar. Yo tengo una concepción socialista, pero no soy escapista, soy autogestionario/afür Selbstverwaltungautogestionario.

    Yo no soy más que un viejo sencillo y sobrio, que plantea la sobriedad en la vida como bandera para construir la libertad.

    Ecos: Viendo la situación en América Latina, ¿a qué se debe que Uruguay sea la única democracia progresista?

    José Mujica: No es que hayamos inventado el progreso, es que recibimos una excelente herencia de nuestros abuelos y hemos logrado por lo menos mantenerla, y somos el país más laico de América Latina. En 1910, tuvimos un presidente que escribía “dios” con minúscula y separó a la Iglesia del Estado; en 1912, se estableció el divorcio por la sola voluntad de la mujer; en 1925, se reconocieron las ocho horas (laborables), y se nacionalizó la producción de energía eléctrica. El principal banco del Estado sigue siendo del Estado, así como el agua corriente, y la refinación y distribución del petróleo. Tenemos un el consejo de salario tripartito(ur., etwa) Gehaltsrat der drei Sozialpartner (Staat, Arbeitgeber, Gewerkschaften)consejo de salario tripartito, en el que se discuten los salarios de todos los el gremioZunft; Berufsverbandgremios, y esto data de la década de los 40. Si hubiéramos sido un país grande, hubiesen dicho que la socialdemocracia se inventó en Uruguay; pero no se reconoce, porque es un país chiquito, de poca gente y muchas vacas.

    Entonces, ¿el tamaño del país ha sido determinante?

    José Mujica: No es tan poético como parece. En Uruguay tenemos problemas, todavía hay la indigenciaabsolute Armut; Bettlertumindigencia y 9 % de pobreza; eso no se justifica, porque es un país productor de comida. Además, estamos muy viejos, hay pocos hijos, no crecemos nada.

    Ecos: ¿Cómo se toma la admiración hacia usted?

    José Mujica: No soy yo, yo no tengo la culpa, me agarran como el chivo expiatorioSündenbock; (hier) Projektionsflächechivo expiatorio. Los seres humanos necesitamos creer en algo, y el tiempo moderno no nos deja creer en nada. Yo no soy más que un viejo sencillo y sobrio/aschlicht, einfachsobrio, que plantea la sobriedad en la vida como bandera para construir la libertad. Lo que quiero decir es que, si tengo mucho compromiso económico, tengo que vivir trabajando para atendernachkommen; erfüllenatender esas exigencias económicas, por lo que no me queda tiempo para vivir. Si soy sobrio, vivo con lo justo, y me queda tiempo para hacer las cosas que me gustan. Hay que tener tiempo para los afectos, para las relaciones personales; la vida se nos va, y no tiene sentido gastarla pagando cuentas, llenándose de cosas que después ni usas. No puedo arreglar el mundo, pero les puedo decir a los jóvenes que la libertad está en la cabeza, que no se dejen llevar. Esto lo digo porque viví muchos años preso, y el día en que me ponían un colchón para dormir, estaba contento. He llegado a la conclusión de que las cosas fundamentales en la vida son muy pocas.

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 1/2019. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >