La mujer española en los últimos 50 años

    AVANZADO
    Frauen in Spanien
    Von Itziar Iglesias

    De los el fogónHerdplattefogones a los el despachoBürodespachos pasando por la Universidad. Sin ninguna duda, el papel de las mujeres españolas ha experimentado grandes cambios en las últimas décadas. Una transformación que ha sido posible gracias a los cambios políticos y sociales que se han producido en España desde el final de la dictadura franquista (1975).

    Pero, ¿y en la actualidad?, ¿qué desempeñar un rolRolle spielenroles desempeñan las mujeres en la sociedad? ¿persistirfortdauern, weiter bestehenPersisten ciertos comportamientos machistas heredarerbenheredados del pasado, o ya están superados? ¿Qué queda por hacer? En este texto hacemos un repaso a los papeles desempeñados por las mujeres en la sociedad durante las últimas décadas del siglo pasado y comienzos del XXI. Una mirada hacia el pasado, el presente y el futuro.

    Frauen in Spanien von 1950

    De 1950 a 1975

    Esposa sumiso/aunterwürfig, gehorsamsumisa, madre abnegado/aselbstlosabnegada, y de profesión: "sus labores(hier, etwa) ihre Pflichtensus labores", tal y como recogía hace algunos años el carné de identidad de las mujeres cuando no tenían un trabajo fuera de casa. En este caso, las labores denominadas como propias de su sexo eran la limpieza del hogar, la la crianza(hier) Erziehung, Aufziehencrianza de sus hijos y el cuidado de su esposo.
    Algunas de estas funciones estaban recoger(hier) sammelnrecogidas y definidas en el Manual de Economía doméstica para bachillerato y magisterio (1958) de la Sección Femenina del partido Falange Española, una asociación sólo para mujeres encargadas de su formación y asesoramiento en todos los ámbitos de su vida. Aquí recogemos algunas de sus enseñanzas:

    (…) Ten preparada una comida deliciosa para cuando tu marido regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado, placentero/aangenehmplacentero. Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello, hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo y uno de tus deberes es proporcionárselo. (…) Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo o que se acueste en la la recámaraSchlafzimmerrecámara. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones, su juicio o integridad. Recuerda siempre que es el amo de la casa (…). Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible (…)".

    Se trataba de una asociación política solo para mujeres integrada dentro del partido fascista Falange Española. Nació en 1934 y fue dirigida hasta su desaparición, en 1977, por Pilar Primo de Rivera, hermana de José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange. La Sección Femenina se encargaba del adoctrinamiento de las mujeres españolas a través del servicio social, donde les proporcionaban normas de comportamiento en los diferentes ámbitos de de la vida: desde la calle hasta en la intimidad de su casa.

    Las mujeres españolas se debían plegarse asich fügenplegar a los deseos de su marido: la comida, sus aficiones, sus gustos, no molestarle, no aburrirle con opiniones o comentarios, porque no eran importantes… Mujeres siempre serviles, dispuestas y disponibles para su esposo, dueño y señor de la casa, ypor extensiónim weiteren Sinne por extensión, de su esposa.

    Las mujeres, aunque adultas, eran consideradas menor de edadminderjährigmenores de edad. No tenían capacidad de decisión, y para cualquier la gestión(fig.) Geschäft; Formalitätgestión necesitaban la autorización del marido, incluso para la apertura de una la cuenta corrienteGirokontocuenta corriente en un banco. No solo desde la Sección Femenina se aprovechaba para adoctrinar a la población femenina. También desde otros ámbitos se propagaban estos mensajes: medios de comunicación, publicidad –con anuncios como el coñac Soberano “es cosa de hombres”–, el cine, la iglesia…

    Afortunadamente, estos mensajes no calar(fig.) sich festsetzencalaron en todas las mujeres. Muchas de ellas pasar por altoübergehenpasaron por alto las “enseñanzas” de la Sección Femenina y lo aprovecharon como una manera de salir de casa solas y viajar por España. Otras fueron más lejos. Algunas, conscientes de que su vida estaba más allá de las cuatro paredes de su casa, pelearon por ir a la Universidad, tener una formación superior y acceder agelangen zuacceder a un puesto de trabajo.

    Durante los primeros años de la dictadura, resultaba muy complicado para las mujeres acceder a las aulas universitarias. Fue ya a partir de los años 60 cuando comenzócomenzó un lento goteo de vuelta a las facultadeses begann tröpfchen- weise eine Rückkehr an die Fakultäten un lento goteo de vuelta a las facultades. La mayoría optaron por carreras de Letras (Filosofía o Derecho) y solo algunas se atrevían con carreras técnicas o ingenieras, un territorio casi exclusivo de los hombres. De ahí, muchas dieron el salto al ámbito laboral y comenzaron a tener presencia. ¡Eso sí! La mayoría de los empleos eran “propios de mujeres”: secretarias, profesoras, enfermeras, azafatas, vendedoras… Comenzaba así un lento camino hacia una carrera profesional, más allá de su marido y sus hijos.

    Frauen in Spanien

    La Transición política y social

    Aires de libertad. Eso es lo que se comenzó a respirar en España a partir del año 1975, tras la muerte del dictador Francisco Franco. Una la Transición(pol.) Übergang(szeit)Transición política compleja y delicada que conllevarmit sich bringenconllevó paralelamente una transformación social, y con ella una modificación de los papeles de la mujer tal y como se habían conocido hasta ese momento. La mujer es a partir de este momento una persona autónoma, independiente y con plenos derechos. Estos cambios no fueron bien acogidos/aswurden nicht gut aufgenommenno siempre fueron bien acogidos por los sectores más conservadores de la sociedad donde permanecían arraigado/averwurzeltarraigados comportamientos machistas.

    Afortunadamente, las mujeres dejan de estar recluidos/assie sind nicht mehr eingeschlossendejan de estar recluidas en el ámbito doméstico y toman sus propias decisiones. Muchos hombres no acaban de entender qué ha pasado, y no se adaptan a este nuevo modelo de igualdad. Un ejemplo de esto lo encontramos reflejado en la irónica canción de Javier Krahe, ¿Dónde se habrá metido esta mujer?”. Un texto de comienzos de los 80, donde describe esta nueva situación.

    Tras años de “el obligado recogimientoerzwungene Zurückgezogenheitobligado recogimiento”, llega el momento de salir de casa y de avanzar en el campo profesional. Con la llegada de la democracia, cada vez son más las mujeres que asisten a clases a la Universidad y que alargarverlängernalargan sus periodos de formación. La la integración laboralIntegration in die Arbeitsweltintegración laboral está en marcha, aunque aún de una manera lenta. Muchos trabajos aún son territorio exclusivo de los hombres –puestos científi­cos o técnicos– pero las mujeres están logrando poco a poco ir introduciéndose en todos los sectores. En el año 1977 eran 3,9 millones de mujeres las que estaban trabajando. En 1999 se alcanzaron los 6,5 millones de mujeres trabajadoras.

    Eine Frau arbeitet

    Situación actual

    De una esposa sumisa y de profesión “sus labores”, pasamos a conocer una nueva mujer con nuevos roles: trabajadora, independiente y de profesión “lo que se propongahier) was sie vorhat, was sie sich vornimmtlo que se proponga”. En el siglo XXI, las mujeres españolas superan en número a los hombres en la Universidad, aunque siguen teniendo más presencia en las carreras de humanidades que en las ingenierías, por ejemplo, donde la presencia de las mujeres no alcanza el 30%.

    ¿Y en el futuro? Aún queda mucho camino por recorrer. Si bien las mujeres se han integrado plenamente al mundo laboral, persisten todavía las desigualdades en lo que se refiere a acceso a puestos de responsabilidad. A pesar de su formación y la capacitaciónQualifikation, Ausbildungcapacitación, son pocas las que consiguen sentarse en los el consejo de administraciónAufsichtsrat; Verwaltungsratconsejos de administración de grandes empresas. Otro de los problemas que todavía existe es la importante la brecha salarialLohngefälle, Gehaltsunterschiedbrecha salarial. La la máximaGrundsatz, Maximemáxima igual trabajo, igual salario es todavía una utopía en 2018. La mujer que ocupa el mismo puesto que un hombre no gana lo mismo, y según uno de los últimos estudios realizados sobre este asunto, una mujer tendría que trabajar 84 días más al año para ganar lo mismo que un hombre.

    Además, aún en muchos hogares persisten actitudes machistas del pasado, y es la mujer la que sigue encargándose de las tareas del hogar. De esta manera, la mujer no solo trabaja fuera de casa, sino que lo sigue haciendo cuando regresa de su jornada laboral.

    Educar en la igualdad y promover políticas sociales que permitan la la conciliación(hier) Vereinbarkeitconciliación del trabajo con la familia, harán que poco a poco la sociedad, formada por hombres y mujeres, sea más justa e igualitaria. La sociedad española ha avanzado mucho en apenas medio siglo, pero queda aún mucho por andar.

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 1/2015. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >