Madrid me mata

    INTERMEDIO
    Puerta del Sol, Madrid, Spanien
    Von Eugenia Barrios

    En esta ocasión, le vamos a llevar por algunos de los barrios más auténticos de la capital. Partiremos de la Gran Vía, eje fundamental del centro histórico, siempre lleno de gente que va de compras, a los musicales o restaurantes, y que acaba de ser remodelado/aist gerade umgestaltet wordenacaba de ser remodelada para darle más espacio al peatón y al ciclista. Esta gran arteria de la ciudad marca la línea divisoriaTrennungsliniela línea divisoria entre barrios como Sol y Chueca o Malasaña.

    Nuestra propuesta es disfrutar varios días en la capital española; después de ver los lugares clásicos, como el Barrio de las Letras o el Triángulo del Arte y pasar 24 horas en cada uno de sus barrios más alternativos para conocerlos mejor.

    ¿Está preparado para que Madrid le mate (de encanto)? Vamos a ello. Le dejamos en Malasaña.

    Me gusta Malasaña, me gustas tú

    Cruzando la calle Fuencarral, Chueca se convierte en Malasaña. Este barrio es uno de los más tradicionales de Madrid; recibe su nombre de la la bordadoraStickerinbordadora Manuela Malasaña, fusilada por las tropas francesas por llevar unas tijeras, consideradas un arma por los soldados galo/afranzösischgalos. En 1808 Madrid estaba ocupada por las tropas napoleónicas, y el 2 de mayo los madrileños se sublevaron, a lo que los franceses respondieron con fusilamientos un día después. De este triste suceso dejar constanciaNachweis erbringen; (hier) Zeugnis ablegendejó constancia el gran pintor español Francisco de Goya en su cuadro Los fusilamientos del tres de mayo.

    el testigoZeugeTestigos de la historia de la ciudad son las esculturas de los capitanes Daoíz y Velarde, héroes de la resistencia contra las tropas francesas. La obra fue realizada por José Solá en 1822 en mármol blanco de Carrara, y tras muchas idas y venidas, finalmente se ubicó junto al Arco de Monteleón, en el centro de la Plaza del Dos de Mayo.

    Esta plaza también ha sido testigo de otra revolución: la Movida madrileña. Con la muerte del dictador Franco se inició un periodo denominado como la Transición, a comienzos de los años 80, cuando en Madrid emergerauftauchen, erscheinenemergió un movimiento social y artístico de la rupturaBruchruptura con los esquemas establecidos por la dic­tadura.
    Este fenómeno tuvo su origen en Malasaña. Un buen ejemplo del espíritutra(n)sgresor(fig.) Grenzen überschreitend trasgresor de la Movida ha sido el director de cine Pedro Almodóvar, quien reflejó en películas como Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón o Laberinto de pasiones el sentimiento rompedorbahnbrechendrompedor de esa época.

    La gente está orgullosa de nacer o vivir en Malasaña, ya que es un barrio con mucha identidad. En sus calles, siempre llenas, se siente el ambiente desenfadado que lo caracteriza.

    Malasana Karte

    Tomamos ahora la calle San Andrés, que atraviesa prácticamente todo el barrio. En una esquina encontramos la antigua farmacia Juanse, con sus preciosos azulejos que servían de propaganda para los medicamentos; y más adelante, la antigua fábrica de hielo La Industrial, con una hermosa fachada de ladrillos, en la que funciona ahora un edificio de viviendas y un espacio de cotrabajo (coworking), que comparten profesionales de diferentes sectores.

    Siguiendo su curso llegamos a la calle del Espíritu Santo, donde se encuentra el restaurante Ojalá, uno de los restaurantes de la cocina fusiónFusionsküchecocina fusión de la zona a buen precio y con arena de playa incluida. Muy cerca de allí encontramos la Casa Camacho, ideal para tomar un vermú de grifo.

    El barrio aún conserva algunos de los locales clásicos de la Movida. no deje de + infinitivounbedingt + Imperativ (Verb)No deje de pasarse por el Penta (El Pentagrama) en la calle La Palma, uno de los lugares emblemático/a(hier) bedeutsamemblemáticos de este movimiento contracultural y sitio de reunión de artistas y músicos de la época, que lo convirtieron en uno de los templos de modernidad de esos años. Muy cerca de aquí se encuentra La Vía Láctea, en la calle Velarde, un sitio de lo más ochentero/atypisch für die 80er Jahreochentero para disfrutar de una copa al ritmo de rock, pop y música indie. (Madrid me mata es otro de los locales míticos; vea el recuadro de la página anterior.)

    Para los amantes de los libros les tenemos una sorpresa: “Libros para un mundo mejor” es un espacio literario donde los libros ya leídos tienen una segunda oportunidad. Aquí también hay un rincón sin igual para comprar camisetas y regalos hechos de papel y letras.

    Qué quiere decir “Madrid me mata”

    Madrid me mata fue una revista de la época de la Movida madrileña, que editó 16 números entre los años 1984/85.
    Actualmente, “Madrid me mata” es el nombre de uno de los el garito(ugs., hier) Lokal; Kneipegaritos más emblemáticos de Malasaña, donde se puede escuchar música de la Movida, al que acudir ahingehenacuden los nostálgicos de la época y también los curiosos por conocer un poco más sobre este movimiento.
    Cuando decimos “Madrid me mata” queremos hacer hincapié enbetonen, hervorhebenhacer hincapié en que en esta ciudad hay tal cantidad de marcha, de actividades culturales, gastronómicas y de todo tipo, que casi no alcanza la vida para hacerlas todas. Es una manera exagerarübertreibenexagerada de expresar que algo nos fascina o nos disgusta mucho.
    Si decimos: “Quedar esta tarde con Manuel me mata”, quiere decir, en este caso, que el tipo es un muy aburrido y te fastidia la tarde.
    El verbo “matar” en estas expresiones no hay que tomarlo en el sentido literalwörtlichliteral de la palabra. Los españoles y latinos somos muy exagerados.

     

    Si quiere conocer más sobre Malasaña y los barrios de Sol y Chueca, lea el reportaje completo en nuestra revista Ecos 09 / 19.

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >