Mi día a día en cuarentena

    INTERMEDIO
    Claudia-Maria Meindorfer
    Von Claudia-Maria Meindorfer

    Aquí en Barcelona llevamos casi dos semanas de cuarentena. Tanto Cataluña como Madrid son regiones muy afectadas, así que el presidente del Gobierno prolongó el estado de alarma.

    Ya no puedo trabajar como voluntaria, y tampoco tengo nada de hacer. Antes, me levantaba a las 6:30 para arreglarme y salir al centro de recuperación de animales marinos (CRAM). Ahora me levanto a la misma hora, pero disfruto más el el amanecerSonnenaufgangamanecer en pijama. Como tengo unas vistas panorámicas sobre Barcelona, es un placer tomar café y un pequeño desayuno viendo como poco a poco, detrás de la montaña de Montjuïc y anunciarsesich ankündigenanunciándose previamente coloreando el cielo de un rojo intenso, el sol aparece. Verlo cada mañana no tiene precio –encerradaeingesperrtencerrada o no–.

    Unsere Leserin Claudia in Barcelona

    Antes –si hacía sol– iba a la playa después del trabajo. Como ahora ya no es posible, he convertirverwandelnconvertido mi cama en una playa. Poco después de la salida del sol, y durante una hora, el sol entra en el dormitorio por la ventana. Pongo una toalla encima de la cama, abro la ventana para que entren los rayos primaverales y me tumbo(hier) sin hinlegenme tumbo en la cama, ehm no, me tumbo en la playa, quiero decir. Leo un capítulo de mi libro tomando el sol y para darle más autenticidad,finjo (fingir)so tun als ob finjo haber comprado un cóctel en un el chiringuitoStrandbarchiringuito, tomando un zumo de naranja natural.

    Cuando el sol se marcha, empieza la hora del deporte. Cambio el bikini por la ropa deportiva y pongo la televisión. No me gusta mucho hacer deporte en general, pero RTVE estrenaruraufführen; (hier) startenestrena para hacer frente a esta cuarentena un programa de entrenamientosTrainingentrenamientos realizado por Cesc Escolá. Se llama “ Muévete en casa ”. El hecho de que este profesor de fitness sea tan guapo me anima a hacer deporte durante media hora. Enseña ejercicios cortos y fáciles para hacer en casa con una silla, una toalla y unas botellas de agua.

    Después de una ducha me tomo un tiempo para conversar por teléfono o whatsapp con mi familia y amigos. Una vez en “modus contacto”, leo y contesto mis correos electrónicos y me informo sobre la situación actual del coronavirus en el mundo, en particularinsbesondereen particular, en España y Alemania.

    El tiempo pasar volandoschnell vorbeigehenpasa volando y ya es hora de almorzarzu Mittag essenalmorzar. Como no hay nada de prisa, dedico mucho tiempo a la cocina cortando bien las verduras para cocinar platos vegetarianos. Ya me adapté a la cocina catalana y preparé las alcachofasArtischockenalcachofas. Luego, hasta la hora del café trabajo con mi ordenador, planeando el resto de mi año sabático y preparo varios proyectos que quiero hacer tanto en Alemania como en Barcelona.

    A las 17:20 horas es tiempo de relax: empieza la serie “Servir y proteger ”, también en RTVE La 1. Trata de una serie policíaca ambientada en una comisaría del barrio Distrito Sur en Madrid. En Alemania a menudo no tengo tiempo para verla y muchas veces me pierdo capítulos, así que ahora en cuarentena puedo aprovecharausnutzenaprovechar y ver cada capítulo “en directo”. Continuo disfrutando del modus relax: caliento los restos del almuerzo y ceno. Luego llega el momento de ponerme el pijama. Cómodamente sentada en el sofá, acompañada de una copa de vino y unas aceitunas o queso, ahora toca “Merlí ”, otra serie que me encanta ver. Esta serie trata sobre un profesor de filosofía del mismo nombre, que estimula a sus alumnos a pensar libremente mediante unos métodos poco ortodoxos, que dividirán las opiniones de la clase, el el profesoradoLehrkörperprofesorado y las familias. A veces veo más que un capítulo y a veces me duermo viéndola…

    Claudia-Fenster

    Así pasan los días volando. No es nada aburrido en cuarentena, siempre hay algo que hacer, ya sea limpiar la casa o ir de compras (que por cierto tengo en mi lista de tareas para mañana). La última vez que fui de compras fue hace 6 o 7 días y tengo mucha ilusión por salir un rato a la calle, oler y sentir esta primavera que está a punto de llegar. Ayer también salí para sacar la basura y vi que todo está en flor, ya que la primavera no entiende de el confinamientoVerbannungconfinamientos ni de coronavirus.

    La cuarentena en España, aunque durará hasta el 11 de abril, para mí va a terminar a finales de marzo. A ver si puedo volver a casa en coche a través de Francia sin problemas. ¡Ánimo a todos, mantened la distancia y bleibt gesund !

    Werbung
    <
    >