Navidad latina

    INTERMEDIO
    Ecos 14/2020
    Navidad latina. Warme Sonne und Rumba statt Schnee und stiller Nacht
    Von Varios autores

    La Navidad latina no es exactamente como usted se la imagina. Muchos por acá andamos con sandalias y la guayaberaOberhemd aus Leinenguayabera, pero esto no restar ni una chispakeinen Deut wegnehmenno resta ni una chispa de espíritu navideño. Cierto es que Latinoamérica es inmensa y cada quien tiene sus costumbres, pero desde Tijuana hasta Tierra de Fuego hay cosas que no faltan: pesebre, nacimiento o belén, familia, música, el tamalin Mais- oder Bananenblättern gedämpfte Maispastete mit Soßetamales, risas y discusiones. No tenemos el abetoTanne, Tannenbaumabetos ni el renoRentierrenos, y a Papá Noel le aceptamos porque nos trae regalos.

    Para nosotros la Navidad comienza entre el 8 y el 12 de diciembre, y termina a principios de febrero. El nacimiento, por lo general, es bastante anacrónico, es decir, no es una copia fiel del original, se adorna con plantas locales –en mi casa, por ejemplo, las gallinas y los el chanchoSchweinchanchos del pesebre tienen el mismo tamaño y el año pasado dimos la bienvenida a una nueva figura: un dinosaurio–. El Niño Jesús llega al pesebre el día 24 y algo más tarde, el 6 de enero, llegan los Reyes Magos.

    México: La Navidad de 26 días

    Por Fernando Briones

    El el puente(hier) langes Wochenendepuente Guadalupe-Reyes, así llamamos al periodo navideño. Sí, la Navidad es oficialmente el 25 de diciembre, pero en México es más que una celebración de un día, es una la temporadaJahreszeittemporada. Inicia el día de la Virgen de Guadalupe (12 de diciembre) y termina el 6 de enero, día de los Santos Reyes. Es un periodo de fiesta, de comunidad, de familia, de comida y de gastos que se acumularán para la llamada cuesta de enero.

    Leerer Geldbeutel nach der Weihnachtszeit; “Januarberg”. La gente gasta mucho dinero en Navidad; por eso a muchos se les hace difícil llegar con el dinero a fin de mes –tan difícil como subir una cuesta empinada–

    El periodo navideño es de la abundanciaFülle, Überflussabundancia, quizá para compensar las la carenciaMangel, Entbehrungcarencias del resto del año. Así como en el Día de Muertos (1 y 2 de noviembre) las calaveras y flores anaranjadas inundar deüberfluten mitinundan de color las calles y casas, la Navidad mexicana tiene la flor de NochebuenaWeihnachtssternlas flores de Nochebuena, con su rojo intenso, decorando casas y calles. Las la piñataTongefäß mit Süßigkeiten, das zerschlagen wirdpiñatas de colores son estrellas que cubren el techo de los mercados en una caótica constelación de papel. Los nacimientos y los árboles con la esferaKugelesferas y luces de colores decoran los salones de las casas, las plazas, los mercados y los centros comerciales.

    Para mí, lo que no puede faltar en una Navidad en México son las posadas, procesiones que representan el camino que hicieron la Virgen María y San José buscando un lugar para pasar la noche antes del nacimiento de Jesús. En mi barrio, realizamos las posadas entre vecinos durante los nueve días previos a la Navidad. Durante la procesión los participantes llevan velas y cantan villancicos. Cada noche llegamos a una casa diferente que, después de los villancicos, abre las puertas y ofrece tamales (pasteles de maíz cocinar al vapordämpfencocinados al vapor) y chocolate caliente. Las posadas representan el sentido de comunidad y la generosidad.

    En las posadas de México no puede faltar romper una piñata con forma de estrella de siete la puntaSpitzepuntas que, según se dice, representan los el pecado capitalTodsündepecados capitales. El interior de la piñata es una la olla de barroTontopfolla de barro con dulces y fruta. El juego consiste en cubrir los ojos a una persona que con un palo tiene que romper la piñata,manipular(hier) hin- und herbewegenmanipulada con cuerdas. Romper la olla representa vencer los pecados, para que brotar(hier) herausfallenbroten los dulces como la recompensaBelohnungrecompensa a la fe. Las piñatas no son solo para niños, sino que también hay para adultos. En una ocasión, un vecino con los ojos vendados intentó romper la piñata y terminó golpeando a otro vecino, lo que provocó el fin de la posada y la llegada de la policía. Ahí aprendí que para romper una piñata hay que tener mucha sensibilidad.

     

    En Ecos 14 / 20 encontrará también cómo se celebra la Navidad en Argentina, Perú y Colombia. ¡No se lo pierda!

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.