FOLLOW US

 

    Una semana no tan santa

    INTERMEDIO
    Ecos 5/2022
    Osterwoche in Spanien
    Von Virginia Azañedo

    Millones de españoles viven cada año la Semana Santa desde dentro, desde las la hermandad, la cofradíaBruderschafthermandades y cofradías. Pasión, dolor y muerte —la de Cristo—, pero también risas, bares y rock and roll. Les invitamos a descubrir cómo viven los españoles esta semana.

    Tradición al día

    Tiempo de pandemia. Un aparato limpia el aire y las superficies bajo el el paso(hier) Passionsszene, Passionsbild, Heiligenbildpaso, protege a los el costalero(einer der zahlreichen) Träger eines Pasocostaleros de la hermandad de la Yedra, en Jerez, que llevan a hombros a la Virgen de la Esperanza. la tecnología puntaSpitzentechnologieTecnología punta bajo las faldas de la Virgen. La Semana Santa se hace selfis, canta la saetaimprovisiertes Klagelied bei Prozessionen in der Karwochesaetas que llegan a TikTok y sus protagonistas, vírgenes y santos, conviven con modelos en Instagram. ¿Falta de respeto o adaptación? Depende. En España hace 50 años la Semana Santa era triste, sin música, sin bares, tiempo de ayuno y el recogimientoAndacht, innere Sammlungrecogimiento. Los tiempos han cambiado y los jóvenes costaleros y el penitenteBüßerpenitentes tomar el relevojdn. ablösen, (fig.) den Stab übernehmentoman el relevo. Ellos alternarabwechselnalternan sin miedo recogimiento y bares. “También quedamos para tomar copas”, nos cuentan.

    Pero empecemos por el principio. En España la Semana Santa comienza el Domingo de RamosPalmsonntagel Domingo de Ramos. Ese día se bendecirsegnenbendicen las ramas de olivo y las hojas de palma, y se celebra una de las procesiones más entrañableliebenswertentrañables, La Borriquita: los niños vestidos de hebreos saludan a Jesús, que llega (a Jerusalén) sentado sobre un burro. Desde ese día, en gran parte del país hay procesiones diarias. La Semana Santa vive su momento más intenso la noche del Jueves al el Viernes SantoKarfreitagViernes Santo. Se vive la pasión y la muerte de Jesús con mucho fervorsehr inbrünstigcon mucho fervor, se trata de acompañar al que sufre, mientras que la la resurrecciónAuferstehungresurrección —el Lunes de Pascua— queda nublado/a(fig.) wolkig; unklarnublada. De hecho, no es festivo en muchas comunidades.

    Las procesiones son diferentes según dónde estemos, pero en todas ellas los penitentes o nazarenos van de un punto a otro de la localidad en fila, llevan un el hábito(hier) Habit, Kuttehábito y van encapuchados (con o sin el capiroteKapuzecapirote), nos dejan ver sus ojos y sus pies. Las procesiones llevan varios pasos o tronos, que representan con imágenes la pasión de Cristo. Estos pasan por “la carrera oficial”, que es el lugar donde se encuentran los mejores asientos para ver la procesión, allí se sientan las autoridades y, por lo general, se compran. Alrededor de las procesiones hay toda una industria: el taller de forjaSchmiede-, Metallwerk-
statttalleres de forja, el/la orfebreGold- und Silberschmiedorfebres, la costureraSchneiderin; Näherincostureras, etc. que se dedica a hacer túnicas, capirotes, hilo de oro... la artesanía cofradeKunsthandwerk für Bruderschaftenartesanía cofrade para que el día de la procesión todo esté perfecto. De hecho, en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla todavía se estudia la imagineríaHeiligenmalereiimagineríala talla de imágenesBildschnitzereitalla de imágenes y la policromía(hier) Mehrfarbendruckpoli­cromía—.

    Cofrades

    Entonces, ¿es una tradición?, ¿cuánto hay de religión? Si preguntamos en las hermandades, gran parte de los hermanos cofrades se sienten religiosos. Esta es su manera de vivir la fe y va más allá del templo, del culto a las imágenes y del folclore. Actualmente, para formar parte de una cofradía se exigirverlangenexige el certificado de bautismo, antes no era necesario. Hoy el 57,6 % de la población española es católica, pero de ellos, el 38,7 % se considera “no practicante”, es decir, no va a misa, no confesarse(hier) beichtense confiesa, pero participa y disfruta de las procesiones.

    El Estado español es aconfesionalohne Staatsreligionaconfesional, pero no es laico/alaizistischlaico, la Constitución española (1978) recoger(hier, fig.) festhaltenrecoge (capítulo segundo, artículo 16) que existe libertad ideológica, religiosa y de culto. Sin embargo, en 1979 el Gobierno firma un acuerdo con la la Santa SedeHeiliger StuhlSanta Sede —teniendo en cuenta la realidad religiosa de aquel momento— gracias al cual se le conceden a la Iglesia católica una serie de privilegios en el ámbitoBereichámbitos como la enseñanza, las fuerzas armadas y la cultura (cuestión muy importante, pues cerca del 80 % del patrimonio histórico, artístico y cultural del país pertenece a la Iglesia católica, bienes que hay que mantener y sobre los que recaer sobre(hier) fällig werden fürrecaen —o no— una serie de impuestos).

     

    Lea el reportaje completo Una semana no tan santa en ECOS 05/22 y conozca más sobre las costumbres de estos días en España.

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.