Los retos de Emilia Cos: El león de Tucumán

    INTERMEDIO
    Ecos 1/2021
    Emilia Cos
    Von Rosa Ribas

    "Me presento brevemente para los que no me conozcan: mi nombre es Gonzalo, pero todos me conocen por Gonzo. Soy el asistente y chófer de una de las la mente(hier) Kopf; Geist, Verstandmentes más brillantes de la criminalística, la gran detective Emilia Cos.

    Emilia es grande en todos los sentidos. No solo tiene una mente extraordinaria, sino que es físicamente, digamos, voluminosa. Como por culpa de su el sobrepesoÜbergewichtsobrepeso no la admitieron en la policía, se hizo detective privada. Y ahora es la misma policía que la rechazó la que recurrir a alg.(hier) sich an jdn. wendenrecurre a ella cuando no sabe cómo resolver los casos más difíciles.

    Pero estas mentes brillantes como la de Emilia tienen un problema porque necesitan siempre estímulos, el desafíoHerausforderungdesafíos intelectuales y en los últimos meses no le habían ofrecido casos difíciles. Emilia se aburría.

    Y, aunque respeto y admiro profundamente a Emilia, tengo que decir que, cuando se aburre, es insoportable. Se vuelve caprichoso/alaunischcaprichosa, antipática, incluso grosera.

    Por eso, porque estaba cansado de que me gritara y me mandara por todo Madrid a cualquier hora a comprarle otro bocadillo de calamares, otra ración de el cocidoEintopf auf Basis von Kartoffeln, div. Fleischsorten und Kichererbsencocido o churros, decidí buscarle ocupación. Se me ocurrió lo siguiente: como al Hércules de la mitología, le buscaría doce casos, doce trabajos, que parecieran imposibles y ocuparan su cabeza. También lo hizo la gran Agatha Christie con su detective Hércules Poirot.

    –¿Qué le parece mi idea, Emilia?

    –Pse –dijo escéptica.

    Estaba tumbada en el sofá de su oficina, mirando la tele mientras mojaba en una taza de chocolate los churros que le acababa de traer. Perro, el pastor alemán de Emilia, roncaba feliz a sus pies.

    Empecé a leer la prensa, buscando noticias detrás de las que se pudiera encontrar un misterio para la detective Emilia Cos. Un misterio tan oculto que ni los propios protagonistas lo supieran.

    Mis alarmas empezaron a sonar cuando leí una noticia en una revista del corazón: “El León de Tucumán pierde la voz en pleno concierto. ´¡Es un complot contra mí!´, manifiesta el cantante”.

    ¡El león! El primer trabajo de Hércules: el león de Nemea.(...)"

     

    En la revista Ecos 01 / 21 encontrará el capítulo completo de Emilia Cos y el león de Tucumán.

     

    Emilia Cos-Leon

    A continuación puede hacer este ejercicio de comprensión lectora del texto.

    INTERMEDIO

     

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.