FOLLOW US

 

    Los retos de Emilia Cos: La cierva

    INTERMEDIO
    Ecos 3/2021
    Emilia Cos und Gonzo fahren nach Barcelona
    Von Rosa Ribas

    Cuando entré en la agencia después de dar un largo paseo con Perro por el parque del Retiro, me encontré a Emilia haciendo la maleta.

    –Gonzo, nos vamos a Barcelona.

    –¿Ahora?

    –Ahora mismo. Me acaban de llamar de los Mossos d’Esquadra. Necesitan mi ayuda para un caso difícil.

    Se trataba del asesinato de Enric Deulovol, un excéntrico el modisto de alta costuraHaute-Couture-Modeschöpfermodisto de alta costura y coleccionista de arte. Su marca, Deuyfont, que había fundado con su socio Sergi Font, era una de las preferidas de la jetset mundial. El crimen había tener mucho ecoAufsehen erregentenido mucho eco en la prensa, porque el millonario había sido asesinado en su museo privado.

    Emilia estaba entusiasmada. Yo menos, pero no lo dejé notar.

    Como siempre que salimos de viaje, preparé una cesta de comida para Emilia y otra más pequeña para Perro. Después fui a buscar el coche, un Jaguar blanco de los años cincuenta, con el que desplazarsesich fortbewegen; reisennos desplazamos por todo el país. El voluminoso cuerpo de Emilia no está hecho para los medios de transporte comunes. El Jaguar está perfectamente equipado/a(hier) ausgestattetequipado: cómodos asientos, televisor, minibar, el equipo de músicaMusikanlageequipo de música. Lo único que no tiene es un el navegadorNavi, Navigationsgerätnavegador. Como ya les conté en otra ocasión, Emilia considera que un buen chófer tiene que saber orientarse con mapas y preguntando. Y yo lo soy.

    Después de hacer mi maleta, me puse la gorra de chófer y nos marchamos.

    A la altura de Zaragoza, Emilia me preguntó:

    –¿Qué le pasa, Gonzo? ¿No le apetece este viaje?

    Me encanta conducir, me encantan los viajes largos, recorrer el país de punta a puntavon einem Ende zum anderende punta a punta, según nos lleven los casos de la detective, pero es que, tras el éxito de haber encontrado una hidra, yo quería seguir con mi plan de ofrecerle a Emilia los doce trabajos de Hércules y el tercero consistía en capturar a la cierva de Cerinea, que, según el mito, tenía las la pezuñaKlaue; (hier) Hufpezuñas de bronce y los cuernos de oro. Enric Deulovol, siempre vestido con trajes tan blancos como su cabello y su barba, no recordaba para nada la figura de una cierva.

    Emilia me leyó el pensamiento.

    –¿Es por lo de los doce trabajos? No se desilusione, Gonzo. Tómelo como una pausa. (...)

    Lea la historia completa de Los retos de Emilia Cos: La cierva en Ecos 03/21.

    La cierva0321

    ¿Ya la ha leído? Entonces haga este ejercicio para comprobar que ha entendido la historia correctamente.

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.