Coronavirus en Barcelona

    INTERMEDIO
    © Claudia-Maria Meindorfer
    Von Claudia-Maria Meindorfer

    Vine a Barcelona después de la fuerte tormenta “Gloria” para trabajar como el voluntarioFreiwilligervoluntaria en el Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM). Hice la formación para voluntarios en el CRAM el día 24 de enero y empecé a trabajar justo después. Iba tres días por semana, cinco horas al día a trabajar en la clínica del centro, donde se cuida a las tortugas que están en la recuperación(hier) Erholungrecuperación y también a las cuatro que ya se convirtieron en “residentes” y que nunca se podrán liberar.

    Principalmente, el trabajo de los voluntarios consiste en dar de comer a las tortugas, ayudar al el veterinarioTierarztveterinario, cambiar el agua de los tanques, limpiarlos, etc. El CRAM pide a los voluntarios que se queden al menos dos meses, y por eso alquilé un piso cerca hasta finales de marzo.

    Poco a poco iban aumentando las noticias sobre el coronavirus que hasta hace poco “solo” afectaba a China. Después llegó a Tenerife y poco más tarde aislarisolierenaislaba el norte de Italia. El virus estaba presente en las conversaciones diarias, y en las noticias aumentaba el número deinfectadoinfiziert infectados, de muertos, de ciudades y regiones afectadas. De repente nos toquó aquí en la península ibérica y Madrid fue la primera ciudad aislada.

    Claudia-Maria Meindorfer

    Hace algunas semanas mis amigos me mandaron fotos de el estanteRegalestantes vacíos en los supermercados y droguerías, y todos nos reíamos de que ya no había el papel higiénicoToilettenpapierpapel higiénico ni pasta o productos cosméticos. Ahora está pasando lo mismo aquí en Barcelona. Ya no queda papel higiénico, aceite, pasta, arroz o conservas. Parece raro y el final del mundo. El Gobierno español declaró el el estado de emergenciaAlarmzustandestado de emergencia y ordenó el aislamiento durante los próximos 15 días.

    No se puede salir a la calle sin permiso. Solo se puede sacar el perro a pasear o ir  a comprar productos básicos. Estamos en el sexto día del aislamiento en casa. No se ve mucha gente en las calles, aunque todavía circulan algunas personas. Para evitarlo, la policía patrulla y controla a los conductores, a los ciclistas y también a los peatones, multarmit Geldstrafen belegenmultándoles si no tienen una la justificaciónBegründungjustificación.

    Cansada de estar en casa, un día tuve que salir solo para andar un ratito al aire libre. Fuimos al parque, a unos diez minutos caminando. Vimos parques infantiles cerrados con la cinta policialAbsperrbandcinta policial para evitar que los niños entren a jugar. Dimos una vuelta rápida y volvimos a casa sin ver a muchas personas en las calles. Vímos supermercados abiertos donde había colas fuera porque sólo puede haber pocas personas al mismo tiempo dentro de la tienda.

    Hoy fui de compras por primera vez durante el aislamiento y pensé que iba a haber la cola(hier) Schlangecola y mucha gente en Mercadona, ¡pero no! Solo tenía que ponerme guantes para hacer mis compras y ya está. Al final de mis compras desinfectaron el carro que usé y yo me desinfecté las manos con desinfectante y servilletas para todos en la entrada/salida. Regresé a casa caminando y disfruté un poco del sol durante mi “paseo en libertad”. En casa me lavé las manos de nuevo y me hice una taza de café, disfrutando la vista sobre Barcelona que tengo desde mi ventana de la la sala de estarWohnzimmersala de estar.

    Esperemos que todo salga bien al final. ánimo(hier) alles GuteÁnimo a todos en aislamiento y que se mejoren pronto los que están en los hospitales.

     

    Lea aquí nuestro blog sobre los tiempos del coronavirus: Todo va a salir bien, escrito por la redactora jefe de Ecos, Elsa Mogollón - Wendeborn

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.

    Werbung
    <
    >