Con los mineros en el Cerro Rico de Potosí

    INTERMEDIO
    Sigrid Block erzählt von ihrer Reise nach Bolivia

    Starten Sie den Audio-Text

    Mit dem Audio-Player können Sie sich den Text anhören. Darunter finden Sie das Transkript.

    En Bolivia entramos en una de las minas del el Cerro Ricoder reiche BergCerro Rico de Potosí con Pedro. Pedro es un minero que trabajó muchos años en las minas y ahora es guía de turismo. La entrada era un poco oscura y olía mal a humedad. Las la galería(hier) Gang, Stollengalerías también estaban a oscuras y eran muy estrechas y de techo bajo. En la galería principal había carriles para los vagones, y en otras se podía ascender por escaleras de madera. Todo estaba muy oscuro, pero con nuestras lámparas las galerías se iluminaban de rojo y azul. Los colores azules se deben al el cianuroZyanidcianuro; Pedro nos dijo: “No lo toquéis, está todo contaminado”.

    Desde 1545 se extraer(Bergbau) fördern, abbauenextraen minerales del Cerro Rico. El indígena Huallpa descubrió aquí plata. Se cuenta que estando buscando una llama que se había escapado, pasó una noche entera en el cerro, y como hacía mucho frío encendió un fuego; fue entonces cuando vio una piedra brillante. Había descubierto la plata, un mineral que fue muy codiciarbegehrencodiciado por los españoles, que cuando llegaron a Bolivia se dedicaron a extraer plata durante los tres siglos siguientes ocasionarverursachenocasionando la muerte de muchos indígenas. Se dice en Bolivia que con la plata del Cerro Rico se hubiera podido construir un puente desde Bolivia hasta España. Hoy en día se saca cobre y el estañoZinnestaño.

    En las galerías “Candelario Bajo” y “Rosario Bajo” de la cooperativa “Unifica” trabajan más de 100 mineros. “Hoy en día el Cerro Rico está perforado como un auténtico queso suizo”, nos contó Pedro. En la galería vimos a seis hombres alrededor de un vagón con piedras. Eran hombres de una misma familia, que masticaban coca. “Las hojas de coca son importantes para nosotros. Nos dan fuerza”, según Paul, el más joven de la familia. Nos contó que tenía 16 años, pero parecía más joven. Les gustaron mucho nuestros regalos: cigarrillos, hojas de coca y gaseosa. Después siguieron con su trabajo. Un hombre tiraba del vagón con una cuerda y los otros lo empujaban. En otra galería vimos a dos hombres con una la carretillaSchubkarrecarretilla con piedras. Era tan difícil respirar que varias veces nos dieron ataques de tos.

    Allí nos encontramos con Héctor, que sacaba piedras con su el pico(hier) Spitzhackepico. A veces, cuando la piedra estaba muy dura necesitaba utilizar dinamita. Trabajaba en las minas desde hacía 30 años. Ponía las piedras en una cesta y otro hombre las subía cuando estaba llena. Era un trabajo increíblemente duro. Por eso, en las minas trabajan sólo hombres. Afuera vimos también a mujeres que trocear(hier) kleinschlagentroceaban las piedras. Pedro nos mostró también una caverna muy curiosa, adornada con banderitas.

    Vimos El Tío, una escultura grande de el barroLehm; Tonbarro con cuernos grandes, cara negra, y en la boca tenía hojas de coca y cigarrillos; a su alrededor había muchas botellas vacías de aguardiente, la ofrendaOpfergabeofrendas de los mineros. Nuestro guía nos pidió que apagáramos las lámparas; entonces, encendió un cigarrillo y lo puso en la boca de El Tío. Abrió una botella de aguardiente, tomó un trago y echó algo de líquido de la botella sobre El Tío y la tierra. Todos los viernes los mineros vienen aquí para rezar a El Tío, y pedirle su protección y ofrecerle regalos. Conocer estas minas fue una experiencia muy especial.

     

     

    Erzählen Sie uns von Ihrer Reise!
    Cuadernos de viaje ist eine Rubrik für Sie, liebe Ecos-Leser, und für Ihre wichtigste Erinnerung an eine Reise durch eines der spanischsprachigen Länder. Alle Leser, deren Muttersprache nicht Spanisch ist, können uns ihren Text (300 Wörter) sowie ihre persönlichen Daten und drei Bilder von der Reise schicken.
    Bitte per E-Mail an ecos@spotlight-verlag.de; Cuadernos de viaje.

     

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Titel stammt aus dem Audio-Trainer Ecos Audio 8/2018. Den Audio-Trainer können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es Ecos Audio auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >