Ejemplo de valor cívico en El Salvador

    INTERMEDIO
    Bild von einem Haus in El Salvador

    Starten Sie den Audio-Text

    Mit dem Audio-Player können Sie sich den Text anhören. Darunter finden Sie das Transkript.

    En agosto del año pasado a El Salvador. Uno de los lugares más hermosos que visité fue el pueblecito colonial con raíces precolombino/apräkolumbisch, aus der Zeit vor Kolumbusprecolombinas de Suchitoto, en el departamento de Cuscatlán. Fue fundado en 1528 por los españoles. El nombre del pueblo significa en el idioma náhuatl “lugar del pájaro flor”. A lo largo de su historia, este pueblo ha sufrido muchas la adversidadUnglück, Schicksalsschlagadversidades.

    Durante la Guerra Civil en El Salvador, en los años ochenta del siglo pasado, sufrió prácticamente  la destrucción y el abandono completo de sus edificios. El bellísimo pueblecito que encontré me sorprendió porque estaba restaurado, adquiriendo así todo su antiguo el esplendorGlanzesplendor. Su la ubicaciónLageubicación ofrece una vista espectacular al lago de Suchitlán, rodeado de una vegetación de bosque tropical.

    Tras regresar de mi viaje, me encontré en casa Ecos de septiembre 2017, con un artículo sobre la violencia contra la mujer en América Latina. En él se mencionaba, entre otros, a El Salvador como el país que tiene uno de los el índice de feminicidioRate von Frauenmordeníndices de feminicidio más altos del mundo.
    Entonces me acordé de Suchitoto y de las fotos que hice a una la estampaBildestampa que encontré en casi todas las casas, en la que aparecía un ave estilizada sobre una flor con la siguiente leyenda : “En esta casa queremos una vida libre de violencia contra las mujeres”.

    Me pareció admirable el el valor cívicoZivilcouragevalor cívico de su gente para afrontarsich stellen, trotzenafrontar este problema usando positiva y artísticamente el símbolo nacional del país, que es  conocido como el ave torogoz. Es un ave de singular belleza por su plumaje de múltiples y bellos colores. Por sus dos largas plumas de la cola se puede reconocer fácilmente. Este paja­rito no puede vivir en cautiverio, y es el símbolo de la unidad familiar, ya que en su crianza parti­cipan tanto el macho como la hembra. Esta ave lamentablemente está en peligro de extinción.

     

     

    Escuche otros Cuadernos de viaje:
    Cuba, ¡vaya isla!
    Un curso de español en Nerja


     

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Titel stammt aus dem Audio-Trainer Ecos Audio 1/2018. Den Audio-Trainer können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es Ecos Audio auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >