Senderismo en los Pirineos

    INTERMEDIO
    Das Vall de Boí in Kataloniens Pyrenäen
    Von Laura Terré

    El Valle de Bohí (la Vall de Boí en catalán) no puede tener mejor carta de presentación: cultura, naturaleza y la desconexión(fig.) Abschaltendesconexión. Viajar a este valle de los Pirineos es disfrutar de la naturaleza de alta montaña en el Parque Nacional de Aigüestortes y lago de San Mauricio (Estany de Sant Maurici, en catalán).

    Al mismo tiempo, este viaje supone también una invitación para descubrir las iglesias románicas del valle, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Todo ello nos permitirátrasladarse en el tiempo a mil años atrássich zeitlich 1000 Jahre zurückversetzen trasladarnos en el tiempo a mil años atrás, en un el entornoUmgebungentorno que se ha mantenido prácticamente inalterado/aunverändertinalterado.

    Para conocer el rico patrimonio cultural y natural de esta zona del Pirineo catalán, debemos trasladarnos hasta la comarca de la Alta Ribagorça. Aquí se sitúa el Valle de Bohí y sus nueve pueblecitos: Barruera, Boí, Cardet, Cóll, Durro, Erill la Vall, Pla de l’Ermita, Saraís y Taüll, además del balneario de Caldes de Boí. En estos pequeños pueblos se sitúa uno de los el conjuntoEnsembleconjuntos de arte románico más importantes del mundo, formado por ocho iglesias y una la ermitaKapelleermita de los siglos XI y XII.

    Alte Dörfer, Vall de Boí in Kataloniens Pyrenäen

    Iglesias patrimonio de la UNESCO

    En primer lugar vamos a visitar las iglesias del valle. Ello nos ayudará a conocer un poco la historia local y las relaciones en una sociedad feudal. Las iglesias del valle son románicas, por eso están hechas de piedra, ser de tamaño reducidovon geringer Größe seinson de tamaño reducido, tienen pocas la aperturaÖffnungaperturas y, por lo general, cuentan con altos el campanario 
, GlockenturmGlockenturmcampanarios, que además servían como la torre de vigilanciaWachtturmtorres de vigilancia y medio de comunicación entre los pueblos del valle. Originariamente, todas las paredes del interior de las iglesias estaban cubiertas con la pintura muralWandmalereipinturas murales, que presentaban escenas de la Biblia.

    Las iglesias fueron financiadas por los señores de Erill, que mostraban así su poder a los habitantes del valle. En su construcción, los señores de Erill tuvieron el apoyo del obispo de Roda de Isábena, quien en sus viajes a Italia había contactado con los mejores artistas del momento. Por ello, las iglesias del Valle de Bohí son de estilo románico lombardo.

    En su declaración de Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, la UNESCO valoró especialmente que las iglesias fueran un el testimonio(fig.) Zeugnistestimonio de los intercambios culturales que tuvieron lugar en la Europa medievalmittelalterlichmedieval, y especialmente a través de la barrera natural de los Pirineos.

    Kirche Sant Climent de Taüll, Spanien

    Si no tenemos tiempo para visitar todas las iglesias y tenemos que escoger una, probablemente la iglesia de Sant Climent de Taüll sea la más destacada. Sus pinturas murales se conservan en el Museo de Arte Nacional de Cataluña (MNAC) en Barcelona, pero una instalación de vídeo reproduce los frescos en las paredes de la iglesia, de modo que, al entrar, podemos tener prácticamente la misma sensación que tuvieron hace mil años los habitantes del valle.

    Si quiere conocer todos los secretos de esta agreste zona, puede leer el reportaje completo en la revista Ecos del mes de julio.

     

    Otros artículos de viajes en Ecos:

    Nicaragua: Poesía entre volcanes

    Madrid: Un fin de semana perfecto

    Neugierig auf mehr?

    Dieser Beitrag stammt aus der Zeitschrift Ecos 7/2018. Die gesamte Ausgabe können Sie in unserem Shop kaufen. Natürlich gibt es die Zeitschrift auch bequem und günstig im Abo.

    Werbung
    <
    >