Los retos de Emilia Cos: La hidra del mercado

    INTERMEDIO
    Ecos 2/2021
    Emilia Cos steht die zweite Herkulesaufgabe ins Haus: Sie muss eine Hydra bekämpfen
    Von Rosa Ribas

    –¿Qué te pasa, Carmen? –le pregunté a la pescadera cuando llegó mi turnoich kam an die Reihellegó mi turno.

    Mientras estaba en la cola, ya me había fijado en que se la veía triste, preocupada.

    –Nada, nada –respondió–. ¿Qué te pongo?

    –Unos filetes de atún.

    Últimamente Emilia quería mejorar un poco su alimentación y me mandaba dos veces a la semana a comprar pescado fresco al mercado. Pescado azul, por lo del omega-3. Me marché un poco extrañado/averwundertextrañado, porque la pescadera es una mujer alegre y parlanchín/inaredselig; geschwätzigparlanchina, pero después me puse a cocinar y se me olvidó.

    Sin embargo, cuando volví el viernes a la la pescaderíaFischgeschäftpescadería, me fijé en que Carmen seguía muy triste y que tenía los ojos rojos de haber llorado.

    –Carmen, a ti te pasa algo. No estás bien –dije aprovechando que era el único cliente en ese momento.

    –Nada, nada –volvió a decir–. ¿Qué te pongo?

    –Hoy quería la merluzaSeehechtmerluza. ¿Está fresca?

    Carmen me miró de un modo extraño y después cortó la cabeza del pescado de un golpe con un gran cuchillo. No era solo la habilidadGeschicklichkeithabilidad profesional, había también mucha rabia en ese golpe.

    –Sí –dijo furiosa–. Fresquísima.

    Y se echó a llorar.

    –¿Qué pasa? ¿He dicho algo malo?

    –Espera.

    Dejó el cuchillo, se secó las manos en el el delantalSchürzedelantal y salió de detrás del el mostradorThekemostrador. Entonces, me contó en voz baja que corría el rumordas Gerücht ging umcorría el rumor de que había vendido pescado en mal estado y el cliente había acabado en el hospital con una la intoxicaciónVergiftungintoxicación muy grave. Desde entonces, había perdido muchas ventas.

    –¿Sabes quién pudo ser?

    –Sospecho que otro de los tres pescaderos del mercado, pero no sé cuál. Si se lo pregunto, todos lo negarán y, además, no haré más que extender todavía más el rumor.

    –Tienes razón –le dije.

    De pronto, entendí que había encontrado lo que estaba buscando y le ofrecí:

    –¿Quieres que le diga a Emilia que se ocupe del asunto?

    –¿Emilia? ¿Qué puede hacer ella?

    Carmen y Emilia se conocen desde la infancia. Son del mismo barrio.

    –Más de lo que piensas. Déjalo en sus manos.

    Sonrió por fin.

    Yo también salí del mercado con una gran sonrisa. Y una merluza.

    –Carmen, la pescadera, es infeliz –le dije a Emilia al volver de la compra.

    –¿Y por qué está usted tan contento, Gonzo?

    –Porque tengo un caso para usted, Emilia. Creo que he encontrado una la hidraHydrahidra.

    Me miró con asombroerstauntcon asombro. Yo llevaba días buscando sin éxito el segundo caso para mi proyecto de ofrecer a la detective doce el desafíoHerausforderung; Aufgabedesafíos como los de Hércules. Ya había resuelto, resolverlösenresuelto el caso del León de Tucumán, pero el segundo trabajo era matar a la hidra de Lerna. Y, aunque en Madrid hay de todo, por lo menos eso dicen los madrileños, estamos hablando de un animal mitológico, de una serpiente con nueve cabezas. La leyenda contaba, además, que era inmortal, pues por cada cabeza que se le cortaba, le salían dos.

    Seguro que entiende el problema: ¿Dónde podía encontrar una hidra?

    Para inspirarme, había ido incluso al Museo Nacional del Prado a ver el famoso cuadro de Zurbarán, en el que se ve a Hércules matando a la hidra. Pero nada.

    Y, de pronto, ahí estaba, en el mercado.

    –He encontrado una hidra en la pescadería de Carmen.

    –¿Es la merluza? Eso sí que sería fantástico. Una merluza a la que le cortas la cabeza y le salen dos. Podríamos comer cocochas sin fin… –me dijo burlona mientras yo sacaba la compra del cesto y la guardaba en la nevera.

    Emilia no me tomaba en serio. (...)

     

    Lea la historia completa de Los retos de Emilia Cos: La hidra del mercado en Ecos 02/21.

     

    Neugierig auf mehr?

    Dann nutzen Sie die Möglichkeit und stellen Sie sich Ihr optimales Abo ganz nach Ihren Wünschen zusammen.